domingo, 2 de enero de 2011

EL CASTILLO DE OLITE




En la primavera de 1939 y ante la inminente terminación de la guerra civil, se produce en Cartagena la sublevación de parte de los militares que habían permanecido leales a la República.

El ejercito franquista comprendió inmediatamente que la toma de Cartagena, donde aún se encontraba fondeada  el grueso de la armada republicana, y con la toma de Cataluña prácticamente efectuada, significaría el fin de la contienda,  Así, Cartagena, una vez más, adquiría  protagonismo relevante.

Para su toma, el ejercito sublevado dispuso el envío de un fuerte contingente de fuerzas, se habla de más de 20.000 efectivos entre soldados y oficiales, las cuales, transportadas por mar hasta Cartagena, se unirían a las allí sublevadas, harían suya la plaza y todos los efectivos de la Armada quedarían bajo su mando. (1)

Para poder llegar hasta el puerto de Cartagena, se organizaron dos convoyes franquistas, con puntos de partida desde Castellón y Málaga, las expediciones debían atravesar más de 150 millas de costa republicana fuertemente defendida por la artillería. El resultado de esta maniobra se tradujo en un desastre para las tropas franquistas, que fueron incapaces de atravesar la zona de costa protegida, debiendo regresar a sus bases y acusar la perdida de uno de sus barcos, el "Castillo de Olite", que alcanzado por las baterías de costa fue hundido, (7 de marzo de 1939), frente a la dársena del puerto, con el resultado, aún no exacto, de más de 1500 hombres muertos y cerca de 600 entre heridos y prisioneros

Una operación de este calibre y riesgo, debió haber sido planificada concienzudamente y sobre todo con información de primera mano sobre la situación en Cartagena, no obstante hay serias dudas sobre la última decisión. Antes de la partida de la expedición franquista, Cartagena ya estaba nuevamente en manos republicanas, la Brigada 206 había reconquistado la ciudad, asegurando las posiciones de defensa artillera y la Armada había partido para su exilio en Bizerta, en espera de acontecimientos relacionados con la prevista segunda gran guerra. ¿Conocía el alto mando franquista esta situación?

A  pesar de que las tropas republicanas eran conscientes de su inminente derrota, el hundimiento del "Castillo de Olite", hizo resurgir leves esperanzas de que la contienda pudiera prolongarse, al menos hasta el inicio de la ya inminente II Guerra Mundial, albergando la esperanza de la intenacionalización del conflicto español, salvando así a la República, circunstancia que , como todos lamentamos, no se llegaría a producir.

Vuelvo a preguntarme : ¿Conocía el estado mayor franquista la situación en Cartagena en el momento en que ordenó la salida de sus barcos repletos de tropas? Lo lógico sería pensar que desconocía la realidad, que seguía pensando que la ciudad estaba en manos de los sublevados y las baterías de costa inutilizadas. Pero, también sería lógico pensar, teniendo en cuenta el espíritu fascista de los mandos franquistas, que aún conociendo las dificultades a las que se enfrentarían para el desembarco, caso de conocer la verdadera situación, ordenaron la salida de los transportes, con 20.000 almas a bordo. Si se conseguía el objetivo de tomar Cartagena, las bajas humanas no se considerarían, se escribiría una nueva página de caídos por la cruzada, y si se fracasaba en el intento a nadie tenían que dar explicaciones.

El disparo que hundió al Castillo de Olite
Con la desaparición del "Castillo de Olite", se pone fin a la vida de un buque excelente. Construido en 1921 en los astilleros de Rotterdam, navegó bajo varios pabellones, en 1938, transportando carbón bajo la bandera de la Unión Soviética, fue capturado por el crucero auxiliar franquista "Vicente Puchol" y trasladado a Cádiz, hasta que en noviembre del mismo año fue incorporado a la marina franquista como buque de transporte.


Características principales :


  • Desplazamiento bruto : 3.500 Tm
  • Eslora : 110 metros
  • Manga : 16 metros
  • Puntal : 6 metros
  • Velocidad máxima: 10 nudos
Debe su último nombre al Palacio-Castillo de Olite, en Navarra, construido por Carlos III El Noble a finales del siglo XIV, fue lugar de residencia de los reyes de Navarra. Construido bajo los cánones del gótico europeo de la época, representa en todo su conjunto una verdadera obra de arte.

Fuerzas a bordo  del buque mercante Castillo de Olite en el momento de su hundimiento:

  • José Hernandez Arteaga, Jefe de la Expedición
  • Segundo y Tercer Batallón de Infantería de Zamora
  • Tres Baterías de 100/17 mm.del Regimiento de Artillería nº 48
  • Un grupo de Transmisiones
  • Un Tribunal Jurídico Militar al mando de Coronel Antonio Martín de la Escalera
  • Plana Mayor del Tercer Regimiento de la División
El proyectil que hundió al Castillo de Olite fue disparado desde la batería de costa "La Parajola", por la única pieza que quedaba en servicio de las cuatro con que contaba. 




Benito Sacaluga



(1) La Flota sale de Cartagena el 6 de marzo rumbo a Túnez, un día antes del hundimiento del "Castillo de Olite"





La Parajola
Cabo Negrete
Castillitos
Cenizas
Jorel
La Podadera
Navidad
Roldán
San Fulgencio
San isidoro y Santa Florentina
San Leandro
Santa Ana
Sierra Gorda
Tricabotijas Baja
Comandante Royo
General Ordoñez
El Atalayón
Asdrubal
 Galeras
La Atalaya
Aguilones
Conejos


Detalle de cañones Vickers 148/50 de fabricación inglesa
 instalados en las Baterias de Cenizas y Castillitos






Proyectiles de acero perforante
Peso : 885 Kgs.
Carga de TNT : 18 Kgs.



No hay comentarios:

Publicar un comentario