martes, 29 de enero de 2013

LA PAZ QUE FRANCO NO QUISO FIRMAR

El cinco de marzo de 1939 el Coronel de Caballería Segismundo Casado encabeza el golpe de estado contra el gobierno de Juan  Negrín y se pone al frente del recién constituido Consejo Nacional de Defensa, el organismo que negoció con Franco la rendición de la República, intentando poner fin a una guerra que comenzó con un golpe de estado y Casado pretendía terminar con otro. Operación que permitió que las fuerzas sublevadas ocuparan sin resistencia los últimos territorios españoles que aún estaban bajo la bandera republicana. Toda las plazas aún republicanas ubicadas en la región Centro-Sur de la península cayeron en manos de los rebeldes prácticamente sin ninguna oposición militar.

Mientras tanto el Coronel Casado viaja a Valencia y desde allí a Gandía donde embarca rumbo a Marsella en un buque de bandera británica. Pasados unos meses parte hacía Inglaterra permaneciendo allí hasta 1951 cuando en compañía de su recién llegada familia emprende viaje hacia Venezuela y desde allí a Colombia donde finalmente se establece como exiliado siendo objeto del lógico rechazo del resto de republicanos españoles que no olvidan el golpe de estado que llevó a cabo así como su  constante negativa a significarse políticamente. Regresa a España en la década de los sesenta y es sometido a un  Consejo de Guerra del que sale absuelto de todo cargo, incluso del comúnmente aplicado a todos los militares republicanos "Rebelión Militar", no obstante haber sido la mano derecha del Ministro de Defensa  Indalecio Prieto, organizador de las Brigadas Mixtas y haber participado activamente en la defensa de Madrid y en las batallas de Brunete y Jarama. Después de haber sido "absuelto" intenta  seguir carrera militar en los ejércitos franquistas pero sus pretensiones son rechazadas de plano, lógicamente. 

El Consejo Nacional de Defensa fundado por Casado tenía un objetivo fundamental y exclusivo y consistía en negociar con Franco la capitulación del ejercito republicano con la única contrapartida de garantías de ausencia de represalias para los vencidos. En este sentido Casado resumió las condiciones para la rendición en tres párrafos :
  • 1.- Independencia e integridad nacional
  • 2.- Eliminación de toda clase de represalias
  • 3.- Expatriación de todos aquellos que desearan abandonar el suelo español siempre que no estuvieran incursos en delitos contemplados por el Código Penal Común
A la vista del documento redactado por Casado, Franco responde insistiendo en que la rendición debía ser incondicional y en que a los vencidos no podía quedarles otro recurso que entregarse a la benevolencia de los vencedores, benevolencia que quedaba suficientemente garantizada por los sentimientos cristianos que todos los componentes de la Gloriosa Cruzada poseían. No obstante consiente en que se entablen conversaciones entre los dos bandos, condicionando a que los representantes republicanos sean militares, excluye a Besteiro propuesto por Casado y al mismo Casado como componentes de la comisión. Finalmente la comisión republicana queda formada por el Tte.Coronel de Estado Mayor Antonio Garijo Hernández y el Comandante de Caballería Leopoldo Ortega Nieto, ambos jefes de las Secciones de Información y Organización del Grupo de Ejércitos. Por parte franquista se nombra a  a los coroneles Luis Gonzalo Victoria y José Ungría Jiménez y a los comandantes Carmelo Medrano Exquerra y Eduardo Rodriguez Madariaga, miembros del Cuartel general y del Estado Mayor.

Después de dos días de conversaciones se redacta finalmente un documento, un acuerdo para la rendición que es elaborado por los franquistas. El escueto documento consta de ocho apartados y dice como sigue :

  • 1.- La España nacional mantiene cuantos ofrecimientos de perdón tiene hechos por medio de proclamas y de la radio y será generosa para cuantos, sin haber cometido crímenes, hayan sido arrastrados engañosamente a la lucha.
  • 2.- Para los Jefes y Oficiales que depongan voluntariamente las armas, sin ser responsables de la muerte de sus compañeros, ni de otros crímenes, aparte de la gracia de la vida, la benevolencia será tanto mayor cuanto más significados y eficientes sean los servicios que en estos momentos presten a la causa de España, o haya sido menor su intervención y su milicia en la guerra.
  • 3.- Los que rindan las armas, evitando sacrificios estériles y no sean reos de asesinatos y otros crímenes graves, podrán obtener un salvaconducto que les ponga fuera de nuestro territorio, conservando mientras tanto plena seguridad personal.
  • 4.- A los españoles que en el extranjero rectifiquen su vida, se les dispensará protección y ayuda.
  • 5.- Ni el mero servicio en el campo rojo, ni el haber militado simplemente en campos políticos al Movimiento Nacional, serán motivo de responsabilidad criminal.
  • 6.- De los delitos cometidos durante el dominio rojo solo entienden los tribunales de justicia. Las responsabilidades civiles se humanizaran para las familias de los condenados.
  • 7.- Nadie será privado de libertad por actividades criminosas más que el tiempo necesario para su corrección o reeducación.
  • 8.- El retraso en la rendición y la estéril resistencia a nuestro avance serán causa de graves responsabilidades, que exigiremos en nombre de la sangre inútilmente derramada.
El documento no se llegó a  firmar, Franco se opuso tajantemente, de todas formas habría dado lo mismo. El día 30 de marzo los franquistas ocupaban Alicante, la última capital bajo mando republicano, al día siguiente se firmó el último parte de guerra en el Cuartel General de Franco, parte que califica como cautivo a todo el ejercito republicano. Inmediatamente después se puso en marcha la maquinaria represora, ninguno de los ocho puntos del borrador de condiciones de rendición se respetó lo más mínimo, la única salida para los republicanos era huir, Miaja y Casado se apresuraron en hacerlo. 

Franco ya tenía la guerra ganada y preparada su maquinaria aniquiladora, no hubo mediación internacional para los vencidos, cosa que Franco quería evitar a toda costa. Sin las actuaciones de Casado  al menos mucha gente no habría concebido falsas esperanzas y tal vez hubieran podido marcharse a tiempo o permanecer escondidos, también quizás se pudieran haber evitado las más de mil muertes del  Castillo de Olite, hundido por las baterías de costa de Cartagena, baterías que los sublevados creían bajo su control tras el intento de sublevación casadista en Cartagena,  intervención de  un golpista que justificaba su delito con la única excusa de que así salvaba a España de la hordas comunistas.  En definitiva, y al fin y al cabo un golpista, que curiosamente cuando comenzó la guerra y desde 1935 era el Jefe de la Escolta del Presidente de la República, el escudo de una presidencia a la que finalmente traicionó cuando el resultado de la guerra estaba ya decidido, y que se puede esperar de la palabra de Franco, otro golpista a la postre convertido en dictador y máximo responsable de todas las atrocidades que se vivieron en España desde abril de 1939 hasta el día de su muerte.

Se celebraron miles de consejos de guerra sumarísimos en los que indefectiblemente el principal motivo de acusación era el de rebelión militar y traición, penas de muerte o prisión perpetúa, campos de concentración, fusilamientos en los campos, las calles o en los cementerios, paseos, fosas comunes, cunetas llenas de cadáveres, persecución implacable a todos los militantes o simpatizantes de partidos de izquierdas o sindicatos de trabajadores y a sus familias, a intelectuales, a homosexuales, cárceles a rebosar por decenas de años, trabajos forzados, miseria, hambre, a los barcos repletos de exiliados la marina franquista les impedía zarpar, exiliados que nunca pudieron volver a su país,  creación de nuevos tribunales para la persecución de cualquier idea contraria al régimen, censura brutal en los medios de comunicación, cine y teatro, prohibición de reuniones de más de tres personas, ausencia total de libertades.......... represión policial desde 1939 hasta 1975, fecha en la que se llevaron a cabo los últimos fusilamiento franquistas por motivos políticos, el país entero y sus recursos repartido entre militares, iglesia, nobleza, gobierno y empresarios colaboradores con el ejercito sublevado... todo ello vivido estrechamente junto a Franco por Juan Carlos de Borbón desde 1950, cuando contaba doce años de edad y hasta la muerte de su mentor en 1975. Ahora, hoy y desde hace 37 años, el elegido de Franco es el rey de España, no sin antes haber jurado acatar los Principios Fundamentales del Movimiento y sus leyes, juramento del que aún hoy no ha renegado. Atado y bien atado.

Benito Sacaluga

sábado, 26 de enero de 2013

CARENCIAS DE LA FLOTA REPUBLICANA



Mucho se ha escrito sobre las carencias de personal de todos los cuerpos que la Flota Republicana padeció durante la guerra civil. En relación con el Cuerpo General la escasez se corresponde con  una clara falta de identificación de sus miembros con los ideales republicanos, muchos se pasaron al bando sublevado y muchos  de los que permanecieron bajo bandera republicana lo hicieron de forma obligada por las circunstancias manteniendo una actitud pasiva cuando no negativa a los intereses republicanos, una falta de actitud que hacía inservible la suficiente aptitud de estos marinos, algunos de ellos finalmente autores de importantes actos de sabotaje en buques e instalaciones de tierra.Paralelamente el poder otorgado por el gobierno a los comités políticos restaba autoridad a los comandantes de los buques, tanto a nivel operativo como en lo relativo a la falta de cumplimiento estricto de la disciplina por parte de las tripulaciones. Numerosos artículos y citas ponen de manifiesto, algunos exageradamente,  la "distendida" disciplina de las tripulaciones republicanas en contraposición con el mantenimiento perfecto de la misma en el seno de la unidades navales que operaron en comunión con la bandera de los sublevados.

La escasez de oficiales y jefes de Cuerpo General se agravaba aún más como consecuencia de la falta de personal que padecían los Cuerpos Auxiliares. Especialmente el Cuerpo de Maquinistas padecía una acusada falta de efectivos, fundamentalmente como consecuencia de las continuas reformas organizativas que este Cuerpo venía padeciendo históricamente. Afortunadamente la inmensa mayoría de los componentes de estos cuerpos se mostraban decididamente partidarios de la causa republicana y fieles al gobierno.Falta de medios humanos y materiales que obligaban a los buques a permanecer inactivos durante meses, principalmente a causa de mantenimientos inadecuados o insuficientes cuando no a desafortunadas intervenciones de personal no cualificado y que derivaban en averías de importancia.

Por otro lado, de la tres bases navales principales de la península , Ferrol, Cadiz y Cartagena, las dos primeras se adhieren a la rebelión quedando bajo mando republicano y hasta el fin de la guerra únicamente la Base Naval de Cartagena de la que formaba parte el Arsenal y que comprendía las siguientes instalaciones y dependencias dedicadas al mantenimiento de la Flota,reparaciones y construcción de nuevas unidades :

Dique para destructores y submarinos, Artillería Pesada, Construcción de buques menores, Escuela de submarinos, Escuela de torpedos, Escuela de administración, Dique de carenas, Dársena principal, Dársena de torpederos ,Comandancia, Sala de gálibos, Almacenes, Calderería, Taller de herreros de ribera, Taller de pequeñas embarcaciones, Taller de velas, Taller de corte, Taller de carpintería, Taller de pintura, Taller de artillería ,Parque de artillería, Polvorín,  Depósito de combustibles, Depósito de carbones, Depósitos de agua, Central eléctrica y Sala de radio.

Recalificaciones, sustituciones, supresión de empleos, capacitación técnica, teórica, práctica, exámenes de aptitud, etc, fueron modificados por ordenes ministeriales y decretos dictados durante el periodo comprendido entre 1930 y 1932, decisiones que en tiempo de guerra afectaron negativamente a la Flota al poner a cargo de la maquinaria de los buques a personal sin la debida formación y experiencia.

Esta situación de escasez de medios humanos especializados y debidamente cualificados se pone de manifiesto desde 1937 y  en varias ocasiones ante el mando de la Flota. Una de ellas mediante escrito dirigido por la Jefatura de los Servicios de Máquinas, según oficio de fecha 27 de junio de 1938 firmado por el Tte.Coronel Benito Sacaluga y que reproduzco a continuación.

(1) La escasez que actualmente se siente de Tenientes Maquinistas (antiguos 3º ) ha hecho que  destinos de la importancia de una Sección de Calderas sean puestos bajo la dirección y manejo de Auxiliares de Máquinas lo que ha dado por resultado en repetidas ocasiones, y con consecuencias más o menos destacables, que se hayan producido hechos negativos con relación a la actuación profesional de este personal que acentúa más aún si cabe la necesidad de que por quien corresponda se solucione este problema que tan directamente afecta a la conservación del material y por lo tanto a la eficacia de los buques.
Es indudable que entre el personal de Auxiliares de Máquinas actuales existen individuos que conocen todos los resortes profesionales prácticos, y algunos de ellos `poseen muchos o todos los conocimiento teóricos que la profesión requiere, pero esto no es razón, no evita que en general se manifieste la falta de capacidad para responder del funcionamiento de la sección de calderas de un buque moderno, previniendo cualquier anormalidad de las muchas que suelen presentarse, evitando unas y corrigiendo otras que se inicien, habida cuenta además que dichas secciones de calderas se mantienen incomunicadas y sin la inspección constante del Jefe de Máquinas, como también que la mayoría de las anormalidades graves que pueden iniciarse son de rápido proceso y por tanto más rápidas y acertadas tienen que ser las disposiciones para atajarlas o neutralizarlas lo cual no puede conseguirse con la mejor voluntad y entusiasmo que en grado máximo posee este personal, sino con unos conocimientos adecuados que en general no tienen.
El actual personal que integra el Cuerpo Auxiliar de Máquinas procede de los antiguos Mecánicos para cuyo ingreso como tales no se les exigieron conocimientos teóricos, y si bien estos Auxiliares según el Art.11 del decreto de 15 de diciembre de 1.930 (D.O. 283) debían sustituir a los 3º Maquinistas por la supresión de este empleo y que para capacitarlos a tal fin se dictaron las normas contenidas en la O.M. de 16 de diciembre de 1.930 (D.O. 283), y más tarde por O.M. de 21 de febrero de 1.931 (D.O 44) se publicó el programa de las materias sobre las que tenía que versar el examen de capacitación, al proclamarse felizmente la República  en abril siguiente se suspendieron tales exámenes  y mediante Decreto al que más tarde se le dio fuerza de Ley se formó el Cuerpo de Auxiliares de Máquinas sin que oficialmente tuvieran conocimientos teóricos para poder desarrollar la función tan importante que se les asignaba concediéndose esta del modo más sencillo y expeditivo por la O.M. de 15 de julio de 1.932 (D.O.167), en la cual se pone de manifiesto el olvido que al redactarla se tuvo sobre el material en beneficio de un personal que sin detrimento alguno pudo capacitarse. El texto de esta Orden Ministerial últimamente citada es como sigue:
"Circular.- 
Excmo.Sr.
El Gobierno de la República de conformidad con lo informado por el Estado Mayor de la Armada y Sección de Máquinas de este Ministerio  ha tenido a bien disponer que debiendo sustituir el Cuerpo de Auxiliares de Máquinas de la Armada, 2ª Sección del Cuerpo de Maquinistas declarada a extinguir a medida que vaya escaseando el personal de esta  Sección. Los Auxiliares 1º y 2º del citado Cuerpo, tienen la misma capacidad y responsabilidad que los hoy 3º Maquinistas en todos los cometidos que se les confíen, pues al haber aceptado el ascenso al empleo de Auxiliares, sin previo examen, asumieron la misma responsabilidad que los citados 3º Maquinistas".
Esta O.M. evidencia más la falta de capacitación que se quiere poner de manifiesto en este escrito en defensa del material. Sin embargo el personal de que se trata en todas ocasiones en que teóricamente no ha tenido que atajar o resolver cualquier problema profesional por cuenta propia ha evidenciado sus conocimientos prácticos y conocimientos adecuados para el manejo y conservación de aquellos aparatos que se han puesto bajo su custodia inmediata y sin la importancia que representa una sección de calderas al frente de la cual se mantienen aislados. Este peligro puede hacerse más patente al ser sustituidos los Auxiliares de Máquinas por los Auxiliares Alumnos,  ya que estos según el punto 4º de la O,M. de 23 de septiembre de 1.937 /D.O. 230) "podrán ser destinados a desempeñar misiones de categoría de Auxiliar vivo y efectivo ante la falta de personal de esta clase", y como estos últimos pueden sustituir a los Tenientes Maquinistas resulta que un Auxiliar Alumno, aunque haya demostrado su incompetencia profesional al ser reprobado en dos cursos seguidos en la Escuela Naval Popular ( punto 8º de la O.M. antes citada) seguirá de Auxiliar Alumno pudiendo por tanto desempeñar las misiones profesionales de los Auxiliares vivos y efectivos y por consiguiente la de los Tenientes Maquinistas. Lo que no podrá es ostentar el empleo de Auxiliar vivo y efectivo ( punto 7º) lo cual según parece tiene más importancia que el material que se pueda poner bajo su custodia.
Por lo expuesto y dada la falta en los buques de Tenientes Maquinistas como también la de Auxiliares vivos y efectivos, a pesar de haberse habilitado como tales a los Operarios de Máquinas, el Jefe que suscribe tiene el honor de ponerlo en conocimiento de V.E. por si estima que debe tomarse en consideración la solución a un problema de tanta importancia por llevar aparejado el buen funcionamiento de los Servicios de Máquinas en los buques de la Flota.
A bordo "Libertad" Cartagena 27 de junio de 1.938El Jefe de los Servicios de Máquinas de la Flota

Según lo anterior se constata que en muchos casos la Sección de Calderas de los buques de la Flota estaba a cargo de personal sin la debida capacitación, experiencia  ni titulación oficial. Resulta obvio decir que las calderas constituyen el primer escalón en los sistemas de producción de energía de los buques y que por tanto cualquier deficiencia en su funcionamiento afecta a la totalidad del resto de instalaciones. Sin las calderas nada, absolutamente nada funciona, situación ésta que convierte al buque en un simple objeto flotante.

Ordenes y disposiciones, decisiones entiendo que tomadas más a causa de la necesidad que de la voluntad pero que al fin y al cabo lejos de solucionar un problema lo agravaron.


Benito Sacaluga

(1) Fuente: Archivo General de la Marina Alvaro de Bazán.





miércoles, 2 de enero de 2013

EL DESTRUCTOR ALSEDO Y SUS REPARACIONES


En julio de 1936 el destructor Alsedo, asignado a la Armada en 1924, se encuentra en la Base Naval de Cartagena formando parte de la Flota Republicana, a su mando está el capitán de Corbeta Emilio Cano-Manuel Aubarede. El mismo día 18 de julio es enviado en misión al Mar de Alborán, fondeando en Almería y más tarde en Málaga. Es en este puerto donde es apresado su comandante y la mayoría de sus oficiales a causa de ser favorables a la sublevación militar. Toma el mando del buque el alférez de navío Alberto Caso Montaner. Realiza misiones de escolta y vigilancia en el Estrecho de Gibraltar, misiones que debe abandonar a causa de las averías producidas por el sabotaje de su comandante, debiendo dirigirse al puerto de Tánger a donde llega el nueve de agosto y desde donde es remolcado hasta Málaga por el destructor Lepanto, al objeto de efectuar la reparación de los daños causados por el sabotaje. Desde  Málaga  parte  hacia Cartagena, puerto en donde es sometido a nuevas reparaciones las cuales se dan por finalizadas en agosto de 1938.
Las reparaciones efectuadas en el buque son numerosas e importantes, unas necesarias, otras no tanto y otras solicitadas por el Jefe de Maquinas del Alsedo supuestamente motivadas por el afán de que el buque no entrara en combate, como así se pone de manifiesto por la Jefatura de los Servicios de Máquinas de la Flota en el informe que se reproduce, continuas reparaciones que obligan al navío a permanecer fuera de servicio largos periodos de tiempo, impidiendo su participación en la guerra durante gran parte de la duración de la misma.



Transcribo a continuación escrito enviado por la Jefatura de Máquinas de la Flota al Mando de la misma y  relación de obras y reparaciones efectuadas al Alsedo en Cartagena.

Al mando de la Flota

En cumplimiento a lo ordenado y con respecto al condensador de Er. del destructor Alsedo y que le expone al mando de dicho buque el Jefe de Máquinas del mismo, tengo el honor de manifestar a V.E. que las "profundas estrangulaciones" observadas en un tubo extraído al azar de dicho condensador no pueden dar lugar a filtraciones siendo únicamente las que originan estas la calidad de la empaquetadura empleada. De este mismo defecto adolecen todos los destructores a pesar de no tener sus tubos estrangulados por los extremos. Con objeto de corregir dicho defecto en noviembre de 1937 propuso esta Jefatura al Mando de la Flota la adquisición de un millón de empaquetaduras patentadas (Grometes) que siendo aprobada y adquirido parte del material le han sido ya colocadas a los destructores "Miranda", "Gravina" y ultimamente al "Antequera", obteniéndose en los dos primeros - que son los que han navegado después de dicha obra - los resultados satisfactorios que eran de esperar.

La estrangulación media que tienen los tubos del condensador de Er. del "Alsedo" es de 0,9 mm en el diámetro lo que supone 0,45 de holgura que de ser el empaquetado patentado quedarian estancados los tubos definitivamente. Dicho estancamiento también se obtiene con los empaquetados en lino que tiene instalados este buque así como los demás destructores y cruceros, y que no siendo definitivo el estancamiento acusan filtraciones algunas férulas a intervalos más o menos largos.

Además dicho estrangulamiento tiene lugar al reapretar los tubos cuando acusan  filtraciones las férulas, las cuales como no es posible localizarlas exactamente por humedecerse una gran zona se reaprietan muchas de ellas que están estancadas, con lo cual el aprieto en que quedan es excesivo dando por resultado dicho estrangulamiento de los tubos.

Por otra parte, el condensador de Er. de dicho buque se desentubó en 1937, se probaron a presión todos los tubos, de los que se rechazaron unos 700 aproximadamente, quedando dicho condensador en las mejores condiciones de estanqueidad.

Por lo tanto lo que procede es observar atentamente los tubos cuando estos acusen filtraciones y procurar reapretar solamente  las férulas correspondientes, que es lo que se ha venido practicando en todos los buques y así se continuará hasta que les sean reemplazados a los condensadores de todos ellos las empaquetaduras de lino por las patentadas o Grometes.

Esta Jefatura cree cumplir con su deber al llamar la atención de V.E. sobre las propuestas de obras innecesarias que como la presente se formulan con frecuencia por la Jefatura de Máquinas de dicho buque, acompañando al mismo tiempo a este escrito una relación de las obras que se le han ejecutado y fechas en las que quedaron terminadas.

Lo que tengo el honor de poner en conocimiento de V.E.

A bordo "Libertad", Cartagena 5 de octubre de 1938
El Jefe de los Servicios de Máquinas de la Flota
Benito Sacaluga Rodriguez.

Obras ejecutadas en Máquinas y Calderas del destructor "Alsedo"

Terminadas en 14-07-1937
  1. Reparación general de las dos máquinas de las centrifugas
  2. Reparación general de las ocho bombas de alimentación
  3. Reparación general de las cuatro bombas de combustible
  4. Reparación general de las dos máquinas de las dinamos
  5. Reparación general del servo-motor del timón
  6. Reparación de la máquina de levar
  7. Reparación general de los ocho ventiladores de calderas
  8. Reparación general  del compresor de aire
  9. Reparación general del motor del grupo electrógeno
  10. Reentubado del condensador de Er. reemplazando los tubos inútiles, empaquetando nuevamente de lino como asimismo las férulas
  11. Frisado de las juntas de vapor y petróleo de los calentadores en ambas cámaras de calderas
  12. Reparación general de la bomba del evaporador
  13. Reparación general de las cuatro bombas de aire retorneando los cuerpos de bombas,reemplazando los émbolos y aros, ajustando sus articulaciones y limpiando los refrigeradores.
  14. Reconocimiento y reemplazo de los refrigeradores de aceite, refrescandoles las empaquetaduras de lino, renovando los electrógenos y barras de corrosión.
  15. Ajuste de las válvulas de maniobras
  16. Reempaquetado de las juntas y prensas de expansión
  17. Reconocimiento y ajuste de todas las chumaceras de turbinas, ejes de empuje e intermedios
  18. Regulación de todos los aparatos auxiliares y válvulas de seguridad preparándolo todo para pruebas
Terminadas en 08-03-38
  1. Soldadura de tubo de manómetro de la turbina A.P. Er.
  2. Recorrido y ajuste de la válvula de urgencia de Er.
  3. Prueba de ambos condensadores y ajuste de las válvulas de exhaustación a los mismos.
  4. Reempaquetar los prensas de expansión
  5. Ajustar y timbrar las válvulas de urgencia
  6. Rehacer varias juntas de vapor
  7. Estancar y probar el condensador de Br.
  8. Reempaquetado de los prensas de expansión de calderas
  9. Recorrido y ajuste de los obturadores de aceite de las centrifugas
  10. Soldar el tubo de purga de la válvula de 4ª expansión de la turbina A.P. Er.
  11. Colocar golillas ciegas a las purgas de las turbinas de crucero
  12. Soldadura en tubo de refrigeración de aceite
  13. Auxiliar al personal de a bordo para desconectar la turbina de crucero y sus accesorios colocando golillas ciegas
  14. Construir seis llaves de gancho
  15. Reemplazar los machos y tuercas de los doce serpentines del evaporador
  16. Construir un vástago para la válvula de evacuación de la bomba del evaporador
  17. Recorrido de las válvulas de evacuación a la atmósfera
  18. Recorrido y reparación de la válvula del destilador 
  19. Probar y corregir pérdidas en el tubo de vapor a la dinamo de Br.
  20. Soldar y colocar una brida nueva al atmosférico del tanque de reserva
  21. Arreglo del telégrafo de la máquina de Br.
  22. Reemplazar el muelle de seguridad de los serpentines del evaporador
  23. Construir dos soportes para el arranque del compresor de aire
  24. Reparación y ajuste del regulador de la dinamo de Br.
  25. Patentar y ajustar la cabeza de una barra del grupo electrógeno
  26. Construir una boquilla para la bomba de aceite del compresor de aire y tornillos laterales de la misma
  27. Construir cuatro tornillos según muestra para el grupo electrógeno
  28. Reempaquetar los prensas de expansión
  29. Soldar el tubo de un manómetro
  30. Recorrido y ajuste del servomotor del timón
  31. Construir cuatro válvulas de vapor a las cajas estancas, torneando los asientos de dos de ellas
  32. Recorrido y ajuste de la dinamo de Br.
  33. Rehacer varias juntas de la tubería de máquinas
  34. Colocar espigas a dos válvulas de la bomba Duplex
  35. Colocar dos espárragos para el soporte del virador del compresor
  36. Construir dos juegos de válvulas para la bomba Duplex
  37. Construir dos juegos de aros de ebonita para la bomba Duplex
  38. Construir un vastaguillo para el regulador de la dinamo de Br.
  39. Reparar la obra refractaria para las calderas nº 1 y 2
  40. Reconocimiento y reparación de las bandejas de los ceniceros
  41. Levantado de pisos y limpieza de sentinas debajo de calderas
  42. Reemplazar los tornillos de los frentes de las calderas 1 y 2
  43. Reemplazar el vástago de la válvula de extracción de la caldera nº 1
  44. Construir un vástago a la válvula de vapor del calentador de petróleo de popa, cámara popa
  45. Ajustar la válvula de comunicación principal de vapor de la caldera nº 4
  46. Reemplazar el tubo interior de toma de vapor principal de la caldera nº 1 
  47. Reemplazar el el tubo de alimentación auxiliar de la caldera nº 4
  48. Reparar el tubo de aire del tanque de alimentación
  49. Construir 24 discos-quemadores de 1 mm y 24 de 0,5 mm
  50. Construir dos vástagos para las válvulas de vapor ajustando las mismas
  51. Reparación del calentador de popa caldera nº 1
  52. Construir 8 tubos de mecheros
  53. Reemplazar el vástago del ventilador de Er. de popa
  54. Reemplazar el prensa y empaquetadura metálica al vástago del ventilador nº 4
  55. Soldar la purga del calentador de petróleo de proa
  56. Reconocer y ajustar cuerpo de la bomba auxiliar de aliementación de proa
  57. Construir 6 discos para los pulverizadores del grupo electrógeno
  58. Reparar la boquilla de la manguera de la bomba a mano de la caldera nº 3 
En total 76 intervenciones.
_________________________________________


Benito Sacaluga
Fuente : Archivo Museo Alvaro de Bazán