domingo, 30 de octubre de 2016

AMBROSIO RISTORI DE LA CUADRA, COMANDANTE DE INFANTERÍA DE MARINA DE LA ARMADA REPUBLICANA




Ambrosio Ristori de la Cuadra nace en Cartagena, hijo del general Ambrosio Ristori y Granados. Con 26 años alcanza el grado de comandante de Infantería de Marina y obtiene el título de piloto aviador. Siendo alferez participa en las operaciones navales ligadas a la guerra del Rif, tomando parte en el desembarco de Alhucemas como ayudante del batallón expedicionario. Instaurada la II República, en 1934 forma parte de los fundadores de la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA), organización creada con el objetivo de contrarrestar en el seno del ejército la influencia de la derecha más reaccionaria y conservadora que representaba la Unión Militar Española.

Ristori en el frente de la sierra de Madrid
con el politico francés Sébastien Faure (1) y la diputada Margarita Nelken (2)

Durante el Bienio Negro (noviembre de 1933 a febrero de 1936) Ristori sufrió toda clase de persecuciones a cargo de la CEDA a causa de sus ideas liberales. En 1936 el Frente Popular gana las elecciones generales y Azaña nombra a José Giral ministro de Marina, éste convierte al Cte. Ristori en su hombre más cercano. Como ayudante del ministro de Marina en julio de 1936 forma parte del Comité creado en el Ministerio de la Guerra, (ubicado en el palacio de Buenavista de Madrid, hoy Cuartel General del Ejército de Tierra), encargado de contrarrestar el golpe de estado y la sublevación militar.

Ristori en Toledo, rodeado de milicianos y guardias de asalto.

Desde el ministerio de Marina Ristori se convierte en uno de los puntales principales para conseguir que en el seno de la Armada la marinería y suboficiales, especialmente la de los Cuerpos Auxiliares, se mantuvieran fieles a la República en contra de las órdenes recibidas de sus jefes rebeldes. A los pocos días de la sublevación Ristori abandona el ministerio para ponerse al servicio del Ejército del Pueblo. Llevó a cabo diversas misiones, todas ellas con  éxito, por su heroica actuación en el frente de Somisierra fue propuesto para la concesión de la Placa Laureada de la República. Habiéndose sublevado el Regimiento de  Aerostación, Ristori se pone al frente de una columna marchando hacia Guadalajara y vence a los rebeldes. Fue herido en una de las muchas operaciones de guerra en las que participó cuando marchaba al frente de las milicias populares, a los pocos días volvió al combate estando aún convaleciente de sus heridas.

Ristori con miembros de la Guardia de Asalto en Guadalajara
tras tomar el Regimiento de Aerostación.


Indalecio Prieto al hacerse cargo del ministerio de Marina conservó a su lado al comandante Ristori. Su labor de enlace entre los frentes y el ministerio era de suma importancia, labor que Ristori llevaba a cabo desde los primeros días de la contienda.

Arrojado y temerario, siempre en la primera línea, se ganó la admiración y respeto de las tropas que comandó. El 20 de octubre de 1936, en el sector del Tajo, dirigiendo el asalto a una posición enemiga, la ametralladora de un avión faccioso acabó con su vida, una vida llena de esperanzas para la causa de la República, contaba con 35 años de edad.

Pocos días antes de su muerte Ristori se encontraba en Madrid, en un céntrico café apareció magnifico, con vibrantes palabras de confianza en la victoria de las armas del pueblo.




El cadáver de Ristori, muerto por una España libre de tiranías, fue trasladado a Madrid y expuesto en la gran sala del Museo Naval, su entierro tuvo la consideración de relevante acontecimiento y fue recogido por la totalidad de la prensa republicana. En febrero de 1938 se le concedió a titulo póstumo la Placa Laureada de Madrid.



Benito Sacaluga.






(1) Sébastien Faure: Filosofo y anarquista francés, en 1938 viajó a España invitado por la C.N.T.  Anarquistas franceses e italianos integrados en la Columna Durruti formaron la primera centuria internacional bajo la denominación de Centuria Sébastien Faure. Fallece en 1942.

(2) Margarita Nelken: Activista feminista desde 1930. Diputada por el PSOE desde 1931 hasta 1936. En noviembre de 1936 se afilia al PCE. En 1939 marcha a Francia y desde allí a México donde fallece en 1968. Intima amiga de Luis Jiménez de Asúa, presidente de la República en el exilio tras la muerte de Diego Martínez Barrio.


Fuentes consultadas: SBHAC, Foro Todo Avante, toledogce blogspot .

Imágenes: Toledo GCE



jueves, 27 de octubre de 2016

CARLOS SOTO ROMERO, TENIENTE DE NAVÍO DE LA ARMADA REPUBLICANA




Muchos, demasiados, son los marinos de la Armada de la República olvidados por la historia, el Teniente de Navío Carlos Soto Romero es uno de ellos. En el momento de llevarse a cabo el golpe de estado e inmediata rebelión militar de 1936 Carlos Soto estaba cercano a cumplir los 34 años de edad, fueron los últimos que cumplió, el cinco de noviembre de 1936 los sublevados le fusilaron en Palma de Mallorca.

El "T-17"
(Posiblemente en  Cartagena, fecha desconocida)
El 18 de julio de 1936 el TN Soto se encontraba en Barcelona, a bordo del "Torpedero 17" del que era su comandante. El "T-17" pertenecía a una clase de buques construidos por la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) entre 1912  y 1921 según planos y especificaciones de Chantiers et Ateliers A. Normand (Astilleros y Talleres A.Normand. Le Havre. Francia). Con un desplazamiento a plena carga de 185 toneladas sus turbinas de vapor Parsons les proporcionaban una velocidad máxima de 25 nudos, y su capacidad de combustible les daba una autonomía de 1.000 millas náuticas. Su armamento principal consistía en tres cañones tipo Vickers de 47 mm, y dos tubos lanzatorpedos, uno simple y otro doble. Su tripulación estaba compuesta por 31 marinos. El "T-17" que comandaba el TN Soto en 1936 llevaba en activo 19 años. Bajo bandera republicana desde 1931 hasta 1939 sobrevivió a la guerra, en 1949 fue dado de baja y enviado al desguace.

El 21 de julio de 1936 el "T-17" llega a a Mallorca  procedente de Barcelona, concretamente al Port de Pollensa, del buque baja el TN Carlos Soto, como emisario de la legalidad republicana su misión era instar la rendición de los alzados y evitar así un derramamiento de sangre. Soto actuaba siguiendo órdenes directas del general Aranguren. Exhibió bandera blanca y se dirigió hacia la base de hidroaviones del mismo puerto. El mando militar de la base le consiguió un coche de alquiler, conducido por el joven Macià Plomer, para cubrir los cerca de 60 kilómetros hasta la capital. 

Cañon Vickers de 47 mm.

Un control detuvo el vehículo a la altura de Inca, en manos de los sublevados como toda Mallorca, pero, tras comunicar con la autoridad de Palma, le dejaron continuar viaje. En la capital se entrevistó con el sustituto de Goded, el coronel Aurelio Díaz Freijoó, para que se sometiera a la autoridad gubernamental, con resultado infructuoso. Los rebeldes querían salirse con la suya. Carlos Soto dio por concluida su gestión y, en la creencia que le amparaba su condición de emisario de la legalidad, se dispuso a regresar a Pollensa y a Barcelona para notificar a sus superiores el resultado de la entrevista. Pero no le dejaron: en la puerta del mismo despacho de Díaz Freijoó le esperaba un grupo de militares y falangistas con Alfonso de Zayas a la cabeza, que le detuvo.

Al saber todo esto, Franco montó en cólera. Telegrafió a Baleares, tildando al torpedero leal a la República de ‘barco pirata’ y ordenando el juicio sumarísimo del teniente de navío detenido. A Franco le resultaba inconcebible todo lo relacionado con este episodio: que no se hubiese avisado por vigías de la presencia del barco republicano, que esta nave hubiese partido de regreso a Barcelona sin ser hostigado, que Carlos Soto recorriera todo el camino sin hallar un solo control de carreteras, que no hubiera sido detenido ni en la base militar de Pollensa ni en Inca ni al llegar a Palma, que se hubiera desplazado por la ciudad sin topar con nadie hostil, que entrara en el despacho de Díaz Freijoó, que éste hablara con él en lugar de detenerle él mismo, que le dejara salir de nuevo…

Carlos Soto Romero fue juzgado en consejo de guerra acusado de ‘traición’ en la causa 900/36 causa instruida por el comandante de Infantería Miguel Garau Sureda.  En fecha de 5 de noviembre de 1936, tan solo 14 días después de su detención, el teniente de navío Carlos Soto Romero, emisario de la República, fue fusilado en Palma. Era obvio que no había cometido ningún delito ni de rebelión ni de traición ni debía ninguna muerte, ni antes ni después del 18 de julio –su chófer ocasional, Macià Plomer, fue encarcelado durante tres años; el 23 de marzo de 1986 se publicó una entrevista con él escrita por Damià Quetglas en el suplemento Memoria Civil 1936 / 1986 del diario Baleares. 

El episodio rocambolesco del teniente de navío Carlos Soto ha permanecido como entre brumas durante mucho tiempo. El historiador franquista Ricardo de la Cierva lo citó con cierto tono jocoso en su obra Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española, ediciones Danae, (1970). 

La realidad es sencillamente que el TN Carlos Soto fue asesinado por los sublevados, su bandera blanca de nada le sirvió, su valentía y lealtad a la República le impidió ver con claridad, suponer que unos militares sublevados respetarían su condición de emisario en son de paz fue su error y el del general que allí lo envío.





Benito Sacaluga.





Fuentes consultadas: Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores (SBHAC) y Revista Naval.










martes, 25 de octubre de 2016

GABRIEL PRADAL, UN SOCIALISTA REPUBLICANO EN EL "JAIME I"



Gabriel Pradal Gómez
Gabriel Pradal Gómez nace en Almería el 21 de septiembre de 1891.  Con 20 años se traslada a Madrid para cursar estudios de Arquitectura, al mismo tiempo y bajo el seudónimo de Pericles García comienza a publicar artículos de denuncia contra la situación social de aquellos años. Se afilia al PSOE en 1919, desde entonces mantiene una estrecha relación con Pablo Iglesias. Logra escaño de diputado por Almería en las cortes constituyentes de la II República (1931). Ese mismo año publica un artículo en el diario Justicia de Almería, en el que decía: “Después de unas horas de inquietud en las que apuntaba el presagio de una tragedia, se ha implantado en España la República con la serenidad y el prometedor optimismo de un amanecer”. También sería elegido diputado en las elecciones de 1936. La rebelión militar del general Franco le sorprende con su familia en Almería.

(1) Organiza un Comité Central Antifascista, con todas las fuerzas de izquierda, para evitar el triunfo de la sublevación militar en Almería y gestiona con el ministro de Marina, el regreso del "Lepanto" al puerto de Almería, lo que significó el rendimiento de su tripulación sublevada. Poco después es nombrado comisario del acorazado "Jaime I", en él estaba, cuando en junio de 1937, se produjo la terrible explosión en la que hubo numerosos muertos. Posteriormente fue nombrado Comisario de Guerra y, más tarde, Jefe de la Comandancia de Ingenieros de Barcelona. Siguió asistiendo como diputado a las sesiones de Cortes que tuvieron lugar en Barcelona y fue uno de los diputados que participaron el 1 de febrero de 1939, en el castillo de Sant Ferran de Figueres, en la que sería la última sesión de las Cortes de la Segunda República en territorio español.

El 6 de febrero de 1939 Pradal emprende el camino del exilio cruzando la frontera hispano-francesa, con sus dos hijos mayores. Su mujer y sus tres hijos menores, que habían permanecido durante la guerra en Almería, embarcaron en el puerto de Alicante en un barco inglés rumbo a Argelia, y después de pasar por el campo de Carnot, pudieron reunirse en julio con el resto de la familia en Francia, estableciendo su residencia en Toulouse. Una vez que Francia fue ocupada por las tropas nazis, el gobierno franquista le condenó a tres penas de muerte y pidieron su extradición. Fue detenido pero no devuelto a España. En 1944 fue vicepresidente del primer Congreso del PSOE en el exilio. El 10 de enero de 1945 asistió a la reunión de las Cortes de la República en México y los días 7 y 8 de junio de 1962, al Congreso el Movimiento europeo, celebrado en Munich. Fue vocal de la Comisión Ejecutiva del PSOE y de la UGT. En la central socialista mantuvo su vocalía desde el IV Congreso en el exilio, celebrado en 1951, hasta su muerte en Toulouse, (Francia), el 16 de septiembre de 1965.

Gabriel Pradal llegó a ser decano y presidente del Colegio de Arquitectos de Madrid. Entre sus obras madrileñas destacan el edificio de la Mutualidad Obrera de la UGT, la ampliación de la Casa del Pueblo, la Institución Pablo Iglesias, donde se instaló la rotativa de El Socialista y la Ciudad Jardín del Norte. También proyectó obras fuera de la capital de España, como la Casa de Socorro de Almería y la Casa del Pueblo de Sama de Langreo.

El 12 de junio de 1937, tan solo siete días antes del sabotaje que hundió al "Jaime I" y siendo Comisario Político del acorazado, publica el siguiente artículo en el semanario "La Armada":



CAPACIDAD Y EFICACIA 


Una cosa es la capacidad y otra la eficacia. Con la cultura se adquiere y aumenta la capacidad. Con la disciplina se adquiere la eficacia. Quien no procura dar eficacia a su capacidad es un defraudador.
La subordinación a un plan hace que las capacidades se apliquen en su tiempo y en su lugar;este es el ideal de la eficacia. No sólo hay que saber actuar cuando corresponde: hay que saber estarse quieto cuando ello es conveniente. Y cuando se actúa, debe hacerse en la medida que corresponde a cada caso. Es peligroso el exceso de entusiasmo o la vanidad de quienes siempre quieren hacer todo lo que saben o lo que creen saber.

Seria inadmisible que porque uno tocase muy bien el clarinete, se dedicase a dar unos magníficos pitazos cada vez que le viniese en ganas, en medio de la sinfonía. Podría tolerarse cierta falta de limpieza en el pitazo si éste se daba en el momento justo. Lo que no puede admitirse es el buen pitazo dado a destiempo, que desentona y desconcierta la buena actuación de los demás. Hay que aprender a tocar el instrumento y hay que saber seguir los movimientos de la batuta. Y quien lleve la batuta no será en el concierto el que imponga caprichosamente su libre voluntad, pues la voluntad que imponga estará sometida a la superior disciplina a que lo sujete con máxima responsabilidad, a través del dictado interior de una conciencia acreditada, el conocimiento de un gran complejo de factores.

Afortunadamente, estas exhortaciones van haciendo menos falta cada día; pero nunca habrá de sobrar su recuerdo. No hay por qué enderezarlas especialmente a la Marina. Lo mismo son aplicables al Ejército de Tierra. Igualmente hay que dedicarlas a las organizaciones de la retaguardia. Pero, además, es que tienen un sentido tan humana que no sólo son aplicables a la guerra sino a la paz, y a todos los lugares y a todos los tiempos.

Allí donde haya que hacer un trabajo en que intervenga más de una persona, allí tendrá que haber una ordenada distribución de funciones y una subordinación a una dirección técnica, que es una autoridad. No hacerlo así sería renunciar al progreso industrial y hasta determinar un retroceso renunciando a las maravillas técnico industriales obtenidas por el trabajo bajo la disciplina burguesa. Y un revolucionarismo que se fundara en esto sería un contrasentido. No, la revolución ha de hacer más perfecta, más intensa y más asequible la producción de los elementos de eficacia y de bienestar. Y como para ello hace falta disciplina, la disciplina ha de ser una virtud revolucionaria.

Lo que pasa es que por dignidad humana y por garantía social, a la disciplina hay que darle un alto
sentido de justicia haciendo que quienes la dirijan no lo hagan por una prerrogativa de casta sino que las funciones directoras se confieran a los más capaces para ello, y no tanto como un premio como por garantía de eficacia. Y ese será uno de los fundamentos principales de una sociedad más justa en la cual la cultura no sea un privilegio de clase y en la cual la disciplina, no estando al servicio de los negocios de una clase social, no humillará a nadie.

Si para toda labor colectiva hace falta disciplina, ¡cuánta falta hará para esta empresa tan enormemente colectiva que es la guerra! Y se hace más necesaria una enérgica voluntad de cumplirla si se consideran las consecuencias trágicas e irreparables a que pudieran conducirnos los defectos que en ella hubiéramos de tener. Si la disciplina es la evidente condición de la victoria, hay que cumplirla firmemente, dejando para después - y dentro de ella - la discusión de las disconformidades, si alguna tenemos. Nos lo demanda un inmediato deber social y una trascendental determinación histórica.

Y yo que en mi contacto con los marinos estoy cada día más convencido del entusiasmo legítimamente llevado con que un día izarán la bandera del triunfo, les digo: Camaradas: capacitaos más cada día y sed eficaces. ¡Pítad bien y a tiempo!


Gabriel Pradal

Comisario Político del
Acorazado “Jaime I”


Imagen: contactprod.com




(1) Extractado de Gabriel Pradal Gómez. Autor: Francisco Arias Solís. Diario SUR (7 marzo 2010)

Enlace de interés: Biografía de Gabriel Pradal



Benito Sacaluga.





domingo, 9 de octubre de 2016

LA ESCUELA NAVAL POPULAR ÚNICA


" No olvidemos en la nueva organización de la futura Marina de Guerra, que ésta ha de estar exclusivamente al servicio del Pueblo"  (1938)


(1) La vieja estructuración de las diferentes Escuelas que existían en la Marina de Guerra, no se ajustaban (por causas fáciles de comprender) a las verdaderas necesidades que requiere el buen estado de eficiencia que en todo momento debe tener una Marina de guerra. Las actuales circunstancias nos han demostrado el gran perjuicio que ello nos ha ocasionado. En período de organización de la Escuela Naval Popular, y en conocimiento de los deficientes programas presentados de las distintas especialidades, me atrevo a exponer mi modesto criterio, que someto al estudio y consideración de las autoridades correspondientes en evitación de volver a caer en los errores cometidos y padecidos con anterioridad. No trato de herir susceptibilidades, solo un fin  me guía y es el siguiente:  Que el día de mañana podamos decir que tenemos una Marina de guerra eficiente, dotada con hijos del pueblo al servicio del mismo, y no una deficiente que sea la preocupación de él, como sucedía con la mayoría de los organismos militares, con anterioridad al 18 de Julio de 1936.

Debe ser nuestro deseo que con la colaboración de todo el personal y con las enseñanzas de la anterior organización, pueda llegarse a una solución, que sea la más justa y adecuada para que todos los servicios de la Marina sean lo más eficaces y llenen los anhelos de aquellos luchadores de la Causa que se encuentren capacitados, sin distinción de categorías, y con arreglo a la más pura ética moral, como corresponde a los momentos en que vivimos y a la pureza libre de ambiciones con que la Marina ha defendido la República.

PROYECTO

Objeto.- Creación de la Escuela Naval Popular Única, para completar en lo sucesivo los cuadros de oficialidad y demás categorías de las distintas especialidades de la Armada.

La sublevación militar contra el legítimo Gobierno de la República ha dado lugar a la eliminación en los servicios de la Marina, de una gran parte de jefes y oficiales y a una gran enseñanza para el futuro. La escasez de este personal es tan considerable, que es necesario proveer las necesidades futuras y parece lógico pensar, que al terminar la contienda, han de ser necesarias fuerzas navales adecuadas, y eficaces, no solo a la situación geográfica y estratégica de España, sino también a posibles compromisos internacionales y, sobre todo, para la consolidación y respeto exterior del Régimen que el País quiera darse, ya que la práctica demuestra que la Razón y la Justicia son mucho más respetadas al contar con el apoyo de la fuerza material y moral.

La experiencia nos ha hecho ver que la eficacia de una flota y de sus bases navales, disminuye en forma considerable al no contar con personal técnico, para que dé el máximo rendimiento la utilización de sus armas. Es materialmente imposible improvisar oficiales de la Armada. Basta hacer notar la diversidad de conocimientos que le son imprescindibles para poder utilizar con éxito la complicada instalación que un buque de guerra representa. En tiempos normales se requerían para llegar a alférez de navío una fuerte oposición a base de matemáticas y seis años de carrera y un año para adquirir una especialidad, deficiente por un mal de origen. En la futura Marina creo en la necesidad de la creación de los distintos Cuerpos especializados con los estudios correspondientes y adecuados en cada especialidad, para adquirir el empleo de oficial.  Estos oficiales, después de unas prácticas constantes en buques y dependencias, pasarían a ampliar estudios superiores que de antemano se fijen para su ascenso a Jefes.

Organización.-

Cuerpo de Estado Mayor de la Armada (mando responsable y único).

Cuerpos de:
  • Maquinistas.
  • Artillería.
  • Intendencia, Oficinas y Archivos.
  • Ingenieros Navales.
  • Sanidad. (Médicos y Practicantes).
  • Jurídico.
  • Torpedista – Electricista. 
  • Radiotelegrafistas.


El ingreso en la Escuela Naval Popular Única, lo será mediante un examen previo en el que se tendrán que acreditar los conocimientos siguientes:

  • Leer y escribir correctamente.
  • Gramática.
  • Aritmética.
  • Geometría (ligeras nociones).
  • Álgebra (ídem),
  • Geografía Universal (ídem).
  • Historia Universal (ídem).


Los aprobados en este examen, ingresarán en la E. N. P. U. en la que seguirán un curso general idéntico para todas las especialidades a excepción de Jurídico y Sanidad, y cuyo curso tendrá una duración de 12 meses, y durante el cual se estudiarán las siguientes materias:

  • Aritmética.
  • Álgebra elemental.
  • Geometría y plana del espacio.
  • Trigonometría rectilínea y esférica.
  • Tecnicismo Naval.
  • Francés o inglés (ligeras nociones).
  • Geografía e Historia Universal.
  • Ordenanzas y Moral Militar.
  • Ejercicios militares y marineros.
  • Códigos de Señales.
  • Prácticas de taller a voluntad (fragua, ajuste y torno) de estas prácticas se exceptuará al Cuerpo de Intendencia.


Respecto al personal que pueda cubrir las plazas que se convoquen se reservará un tanto por ciento, que deberá determinarse, para el personal existente en la Marina, pues hay que tener presente que ésta cuenta con un núcleo de Maquinistas, Auxiliares, Auxiliares, Alumnos, Cabos, Fogoneros y Marineros de todas las especialidades cuya lealtad al Régimen y servicios prestados en la actual contienda los hace acreedores a constituir la Oficialidad democrática de la futura Marina, ello claro es siempre que sean voluntarios para ello, ya que es probable que exista quien por sus condiciones de edad, categoría, temor a la responsabilidad, modestia personal, deseos de mejora económica sin aumento de categoría, no quieran someterse al esfuerzo que estos estudios representan.

El primer curso general para todas las especialidades debe tener carácter eliminatorio; es decir, que aquel que sea incapaz de ser declarado apto en el mismo ha de quedar eliminado definitivamente de poder seguir los restantes, ya que sin esos conocimientos es imposible llegar a adquirir los que siguen. Se estima que debe ser admitido el doble número de individuos que el de plazas convocadas, y aquellos que mejor puntuación obtengan al final del curso eliminatorio serian los que pasasen al siguiente y el resto de los Aptos podrían repetirlo por una sola vez. Al anunciar la convocatoria se designarán las plazas que a cada categoría le corresponde, con objeto de que resulte la distribución más equitativa. Toda la diversidad del personal que puede tomar parte en este curso, será necesario fijar previamente las condiciones económicas que han de disfrutar, en forma tal que no sufran perjuicio en sus intereses.

Los aprobados en dicho curso eliminatorio general pasarán a seguir los de las respectivas especialidades, teniendo que estudiar las siguientes materias;

  • Estado Mayor. Primer curso, 12 meses de duración.
  • Astronomía y Navegación.
  • Meteorología.
  • Física, Mecánica y Optica (Elementos).
  • Tecnicismo Naval.
  • Geografía Marítima.
  • Derecho Marítimo Internacional.
  • Francés o inglés (traducir).
  • Faenas marineras.
  • Señales y Código.
  • Ordenanzas y Moral militar.
  • Máquinas, motores, calderas y electricidad (ligeras nociones).

Los aprobados pasarán a seguir un segundo curso, también de 12 meses de duración:

  • Astronomía y Navegación.
  • Meteorología.
  • Geografía Marítima,
  • Tecnicismo Naval.
  • Maniobras y Reglamento de abordaje.
  • Derecho Marítimo Internacional.
  • Francés o inglés.
  • Ejercicios marineros y militares.
  • Química (ligeras nociones),
  • Torpedos, minas, paravanes y cargas de profundidad (ligeras nociones).
  • Artillería, pólvoras y explosivos  (ligeras nociones).
  • Historia Naval.
  • Señales y Código.
  • Documentación y Reglamentos.


Durante estos cursos se disfrutarán los días de permiso que reglamentariamente se disponga. Los aprobados en dichos cursos serán ascendidos a Alférez de Navio efectivo (aspirante al Cuerpo de Estado Mayor), y como tales embarcarán en los distintos buques para hacer el curso práctico, el que tendrá también una duración de 12 meses.

Prácticas de navegación

  • Táctica y Cinemática Naval en Flotilla.
  • Guerra Química, Submarina y Aviación.
  • Tiro de Artillería y Torpedos.
  • Minas (fondeo, rastreo con paravanes y levado).
  • Señales y Código.


Estas prácticas se realizarán en los buques siguientes: 

  • Acorazados o Cruceros, 4 meses.
  • Destructores, 3 meses. 
  • Submarinos, 4 meses. 
  • Minadores, un mes. 


Los que terminen dichas prácticas con aprovechamiento serán ascendidos al empleo de Teniente de Navío.

Terminadas dichas prácticas se anunciará una convocatoria para el ingreso en el Cuerpo de Estado Mayor de Marina, que será el responsable y mando único en todos los buques, Bases navales y demás dependencias. Todos los demás Cuerpos especializados, dentro de su autonomía propia, estarán subordinados al Mando único y responderán de sus servicios ante él.

A dicha convocatoria, para la que previamente se fijarán los cursos y programas, podrán concurrir todos los Tenientes de Navío que así lo deseen. Los aprobados en estos cursos ingresarán en el Cuerpo de Estado Mayor con la categoría de Jefe, y, como tales, en condiciones de ejercer el mando que se les ordene.

Los reprobados en estos cursos, así como en el práctico, podrán repetirlo por una sola vez, y de no aprobar quedarán reprobados definitivamente. Este personal sólo podrá ejercer el mando en buques auxiliares y servicios secundarios de los buques, como tales Oficiales efectivos, y desde ese momento se regularán sus haberes por años de servicio, cuyos aumentos de sueldo le serán reconocidos para la pensión de retiro.

A continuación detallaré otra especialidad, la de Artillería.

Primer curso de 12 meses de duración:

  • Material de Artillería y armas portátiles.
  • Física Mecánica y Óptica.
  • Pólvoras y Explosivos.
  • Química.
  • Dirección de tiro.
  • Geografía Marítima.
  • Astronomía y Navegación.
  • Francés o inglés (traducir).
  • Derecho Marítimo Internacional.
  • Ejercicios militares.
  • Ordenanzas y moral militar.
  • Prácticas de taller (fragua, torno y ajuste).


Segundo curso, también de doce meses de duración:

  • Material de artillería y armas portátiles.
  • Física, Mecánica y Óptica.
  • Pólvoras químicas y mecánicas.
  • Explosivos y gases.
  • Química.
  • Dirección de tiro.
  • Astronomía y navegación (ligeras nociones).
  • Francés o inglés.
  • Ejercicios militares.
  • Documentación y Reglamentos.
  • Historia Naval,
  • Electricidad (ligeras nociones).
  • Ordenanzas y moral militar.
  • Prácticas de taller (fragua, torno y ajuste).


Durante estos cursos tendrán los permisos reglamentarios que se estipulen. Los aprobados en dichos cursos serán ascendidos a tenientes efectivos de dicha especialidad, pasando a hacer el curso práctico siguiente, que tendrá una duración de 12 meses.

  • Viaje de estudios, visita a las fábricas de artillería y baterías de costa: dos meses.
  • Talleres de artillería y laboratorios,prácticas de taller, arme, desarme, regulación material de artillería y pruebas de explosivos; seis meses.
  • Ejercicios de tiro de artillería en acorazados, cruceros y destructores: cuatro meses




(1) Publicado en La Armada (02-04-1938). 

Nota de la revista: Publicamos este trabajo en atención al respeto y estimación profundamente antifascista del autor del mismo, y sin que su publicación suponga conformidad ni disconformidad con él, pues el acierto o desacierto de cuanto expone solo a él le corresponde, limitándonos, como decimos, a insertarlo aquí en honor de tan querido compañero, cuyo nombre se oculta en su excesiva modestia.