martes, 5 de noviembre de 2013

LA ESCUELA NAVAL POPULAR: EL PROYECTO SACALUGA.

El 30 de abril de 1937 Benito Sacaluga, siendo Comandante de Máquinas del acorazado "Jaime I", publicó en el diario naval "Amanecer" editado en el acorazado, un interesante artículo, en el que exponía sus puntos de vista sobre la formación de una Marina autenticamente popular integrada por personal idóneo y de completa confianza, para cubrir todos los puestos que la guerra naval precisa.

Señalaba Sacaluga:
...según su vocación y actitud deben cubrir las diferentes especialidades que la marina requiere, se encuentra en estados efectivo y potencial formando parte de las actuales dotaciones de los buques y demostrando en la práctica su capacidad, entusiasmo y lealtad.
Revisa Sacaluga en su artículo las especialidades con que actualmente cuenta la Marina, que concreta en Navegación, Artillería, Máquinas, Aviación, Torpedos, Electricidad, Arquitectura Naval, Intendencia, Jurídico e Intervención. Exceptuando las de Máquinas y Sanidad, de todas las demás era jefe de los servicios a bordo un Jefe u Oficial del Cuerpo General, no en todos los casos respondían su capacidad o conocimientos técnicos con tales jefaturas, mientras los llamados Cuerpos Auxiliares, subalternos todos del General eran entonces los que trabajaban y mantenían en buen estado de eficiencia el material sin el debido reconocimiento a su formación, capacidad y trabajo.

Para Sacaluga resultaba evidente que para dirigir la navegación y utilizar eficazmente la artillería se requieren conocimientos técnicos que los Cuerpos Auxiliares de ambas especialidades no tienen, pero establece con claridad que si no los tienen es sencillamente porque no se ha querido que los tengan, y afirma:
En la hora de una necesaria reorganización de la Marina, el tecnicismo de todas las especialidades que la integren deben poder alcanzarlo todos los ciudadanos que en ella ingresen en cada especialidad, y estos según su amor al estudio puedan llegar a ocupar todos los puestos y todas las categorías, sin que nadie, personal o colectivamente pueda creerse que es de una casta superior a los demás. Esto hay que desterrarlo radicalmente. Todos los Cuerpos deben ser semejantes en categorías militares, no existiendo más diferencias entre ellos que el cometido de cada uno.
Según lo anterior y con total claridad Sacaluga denunciaba los privilegios ancestrales de aquellos marinos que accedían a la Armada a través de las Academias Navales que daban acceso al Cuerpo General gracias a su poder económico o a la raigambre "marinera" de sus familias, frente a aquellos otros que desde las clases más modestas se incorporaban desde escuelas o academias profesionales.

Tras estas consideraciones expone en líneas generales algunas ideas propias sobre la organización que deben tener los servicios de máquinas, creyendo, interpretar los deseos de sus compañeros teniendo entendido que considera como compañero a todo el personal, ya sean maquinistas, auxiliares, operarios o fogoneros:
La organización debe tener lo concerniente a los Servicios de Máquinas y ser objeto de dos estudios, uno el que afecte directamente a  dicho servicio y otro consistente en la redacción del Reglamento Orgánico del Cuerpo, los cuales a pesar de tener varios puntos de contacto son muy diferentes, puesto que el primero debe tratar clara y terminantemente de todos aquellos servicios que deben estar solo y exclusivamente a cargo del personal de Máquinas, indicando todos los organismos necesarios para su mejor desarrollo y eficacia, tanto en los buques como en las Bases Navales principales y secundarias y demás dependencias de la marina: centros de enseñanza profesional y mixta, comisiones, provincias marítimas, etc... 
expresando también las conexiones en estas últimas con el personal de la Marina Mercante y sin dejar de aclarar concretamente las relaciones del Cuerpo de Maquinistas con los demás cuerpos de la marina cuyos cometidos estén relacionados.

Con respecto al futuro Reglamento del Cuerpo opina que debe desterrarse por completo la división de este entre dos "castas":
El Personal de Máquinas debe estar encuadrado en un solo Cuerpo que comprenda todas las categorías y el Personal de Fogoneros debe formar el Cuerpo de Fogoneros. El ingreso en el mismo debe ser por personal civil procedente de las escuelas modernas de trabajo que, seleccionado por su profesorado según sus aptitudes y vocación, se presente para su ingreso. Este personal accedería a los cursos sin costo alguno para ellos siendo a cargo de la Marina las matriculas, docencia y uniformidad. Después de un examen teórico-práctico, los estudiantes irían a los buques como fogoneros-alumnos donde permanecerían como tales por lo menos seis meses de prácticas en buques que naveguen, o reunir un determinado número de horas de servicio en calderas en actividad. Una vez terminadas dichas prácticas pasarían los alumnos fogoneros a la Academia del Cuerpo, en la que después de un semestre preparatorio quedaría seleccionado este personal pasando a ser alumnos de Máquinas los que reunieran las condiciones prefijadas y siguiendo en dicha Academia los cursos necesarios. Los que no fueran seleccionados para ser alumnos de máquinas podrían seguir en el Cuerpo de Fogoneros o separarse del servicio si así lo deseasen. En Cuanto a los Fogoneros actuales, preferentemente podrían pasar a ser Fogoneros alumnos en un examen de suficiencia para reunir las condiciones determinadas.
Expone Sacaluga:
El actual Cuerpo de Auxiliares debe suprimirse, pero no de un modo egoísta y lesivo para los individuos que actualmente lo forman, sino acoplándolos en el nuevo Cuerpo de Máquinas, dándoles con ello la satisfacción que se merecen por sus servicios y lealtad, y que debido a la circunstancia de la edad de la mayoría de sus componentes pronto quedarían eliminados por retiro forzoso o voluntario. En dicho acoplamiento debe procurarse que cubran los empleos de la misma categoría que para los demás cuerpos auxiliares se adopten, cuyos empleos se extinguirían al llegar el último de los que quedan en activo.
También debe darse ingreso en el Cuerpo de Máquinas a los actuales Operarios, pues su preparación les capacitaría también el ingreso en la Academia como alumnos.
Con respecto al Reglamento Orgánico del Cuerpo único que se cree, debe ser parco en denominaciones y sus diferentes empleos  y jerarquías militares deben sujetarse a las que tengan los demás cuerpos de las distintas especialidades que integra en personal de la marina, entendiendo que bajo ningún concepto deben crearse otros cuerpos para los servicios de Máquinas.

Termina Sacaluga su razonada exposición afirmando que:
Tanto la organización de los Servicios de Máquinas como los Reglamentos Orgánicos de los Cuerpos de Máquinas y Fogoneros, no deben ser obra de un solo individuo por mucha capacidad que para ello se le reconozca, debiendo ser una labor de conjunto, en la que debe quedar eliminada por completo la rutina seguida hasta aquí, y sobre todo el egoísmo principal o colectivo de un grupo, recomendando, con cierto sentido triunfalista, que el estudio se haga muy detenidamente para que cuando llegue el periodo de calma, que tiene que suceder al triunfo del Gobierno legítimo de España, poder presentar a dicho Gobierno un trabajo lo más perfecto posible dentro de las normas democráticas que afortunadamente deben imperar para la nueva organización de los organismos militares del Estado. 
En diciembre de 1937 el Estado Mayor de la Marina publica la relación del personal que deberán participar en los dos primeros cursos abreviados de la Escuela Naval Popular de Cartagena. La compone personal habilitado de Oficiales y Auxiliares de Artillería y Torpedos que venían desempeñando sus funciones en cruceros y destructores como primeros directores de Torpedos, comandantes de Montaje, segundos comandantes de Tiro e inspectores de Artillería.

RELACIÓN DEL PERSONAL DE LA FLOTA QUE HA DE EFECTUAR EL PRIMER CURSO ABREVIADO DE LA ESCUELA NAVAL POPULAR.
-ESTADO MAYOR DE LA FLOTA-

Artillería

Sr. Moya García. Oficial. Director de Torpedos del crucero Libertad.
Sr.Cros Sánchez. Comandante de montaje del crucero Libertad
Sr.Martinez Diaz. Comandante de montaje del crucero Libertad
Sr.Ramonde Tarrio. 2º Director de Tiro del crucero Libertad.
Sr.Lafuente Pardo. 2º Director de Tiro del crucero Mendez Nuñez
Sr.García Zamora. Comamndante de Montaje del crucero Mendez Nuñez
Sr.Jimenez Torres. Director de Torpedos del crucero Mendez Nuñez
Sr.Barril Rosales. Inspector de Artillería
Sr.Maturana Navarro.  2º Director de Tiro del destructor Almirante Antequera
Sr.Luque Cantero. 1er. Director de Tiro del destructor Lepanto
Sr.Cano Onrrubia.2º Director de Tiro del destructor Jorge Juan
Sr.Caparros Gómez.1er. Director de Tiro del destructor Almirante Valdés. 
Sr. Martinez Guardiola. 2º Director de Tiro del destructor Sánchez Barcaiztegui
Sr. Pena Sixto. 1er. Director de Tiro del destructor Gravina
Sr.Escarabajal Peralta. 1er. Director de Tiro del destructor Almirante Miranda
Sr.Herranz Morales. 2º Director de Tiro del destructor Alsedo
Sr.Segui Ferrer. 1er. Director de Tiro del destructor Lazaga

Torpedos

Sr.Ros Andreu. 1er.Director de torpedos  destructor Almirante Antequera
Sr.Vivancos Cerezuela. 1er. Director de torpedos destructor Lepanto
Sr.Salmeron Jiménez. 2º Director de torpedos destructor Jorge Juan
Sr.García Caamaño. 1er.Director de torpedos destructor Almirante Valdes
Sr.Rascado Souto. 2º Director destructor de torpedos Sácnhez Barcaiztegui
Sr.López Prego. 2º Director de torpedos destructor Gravina
Sr.Pérez Marin. 1er.Director de torpedos destructor Alsedo
Sr.Pita Blanco. 1er.Director de torpedos destructor Lazaga

Como se ha citado anteriormente los "bocetos" de la Escuela Naval Popular comienzan a tener forma en el mes de abril de 1937, dos meses antes Málaga había caído en manos fascistas y en las proximidades de Madrid se libraba la Batalla del Jarama. Cuando en el mes de diciembre de 1937 se imparte el primer curso en la Escuela Naval Popular acaba de comenzar la Batalla de Teruel y acto seguido la ofensiva fascista sobre Cataluña y Valencia desde Aragón. El fracaso de la batalla de Teruel y el derrumbe del frente de Aragón provocaron la crisis de marzo de 1938 en el bando republicano cuando el presidente del gobierno Juan Negrín intentó que Indalecio Prieto cambiara de ministerio y dejara el de Defensa, ya que Prieto consideraba que lo que había sucedido mostraba que el ejército republicano nunca podría ganar la guerra y que había que negociar una rendición con apoyo franco-británico.

Curiosa la figura de Prieto durante toda su vida y terribles las consecuencias de su intervención en la guerra desde la cartera de Marina y Aire primero y desde la de Defensa después. Terribles consecuencias sobre todo para la Flota Republicana al enviar en 1936 los buques al Cantábrico desguarneciendo las aguas del Estrecho y provocando la perdida de su control marítimo, que una vez en poder fascista permitió a Franco el traslado del grueso de las tropas del Norte de África, y posteriormente al otorgar el mando de unidades navales a oficiales partidarios del levantamiento militar contra la República. Prieto jamás debería haber sido ministro de Marina ni de Defensa. Ante la negativa de Prieto de abandonar sus cargos Negrín expulsó a Prieto de su cartera y del Gobierno, pero el daño ya estaba hecho y era irreparable.

Mientras que en sus despachos los políticos meditaban sobre la rendición de la República, los marinos republicanos creaban escuelas para ser más eficaces en el combate. Mientras que los políticos daban por perdida la República y con ella las libertades y derechos conseguidos, desde la Marina de la República se ponían los medios para acabar con la desigualdad de clases y se sentaban las bases para que el progreso de todos sus miembros y el de los aspirantes a serlo se fundamentara en la educación, el estudio, el mérito, la capacidad y la entrega en un plano de igualdad, un plan y un objetivo idéntico al que la II República puso en marcha en 1931 para todos los españoles.

El desenlace de la guerra acabó en un instante con los inmensos avances alcanzados en la España republicana desde 1931 hasta 1939,  por supuesto también con la Escuela Naval Popular.


Benito Sacaluga.



Fuente: Cartagena Histórica. Año 2004. ISSN: 1696-991X





No hay comentarios:

Publicar un comentario