sábado, 17 de mayo de 2014

JOAQUIN MORA ROSENDE. CAPITAN DE MAQUINAS DE LA FLOTA REPUBLICANA






Breve biografía del Capitán Maquinista de la Armada, D. Joaquín Mora Rosende.


D. Joaquín Mora Rosende, nació en Valencia el 14 de octubre de 1901, estuvo casado con Doña Encarnación Gómez Navarro y tuvo tres hijos llamados Manuela, Maria y Joaquín. Ingresó en la Armada en 1919, y estaba en posesión de la Medalla de la Paz de Marruecos, por su participación en la Campaña de Africa. 


Al producirse el golpe de estado fascista, se encontraba de licencia en Mula, con motivo de la Comunión de una hija, esperando incorporarse a su nuevo destino en la Comisión Inspectora del crucero Baleares, en el Ferrol. Al no poder incorporarse, se presentó en el Arsenal de Cartagena, siendo destinado en la Inspección de Maquinas del Arsenal, hasta el día 31 de julio de 1936 en que fue enviado a Málaga a embarcar en el crucero Miguel de Cervantes, buque insignia de la Flota Republicana, como Maquinista.


Crucero "Miguel de Cervantes"
Finales de julio de 1936
En el momento de su incorporación, el crucero era gobernado por un Comité Revolucionario que se había hecho con el mando del barco, tras detener a los Almirantes, Jefes y Oficiales rebeldes del Cuerpo General que se encontraban al mando del crucero. El día 2 de agosto de 1936, se celebró en el crucero Miguel de Cervantes, un Consejo de Guerra, donde todos los Almirantes, Jefes y Oficiales golpistas fueron condenados a muerte. Todas las penas capitales solicitadas por la dotación, fueron firmadas por el comandante del buque, el Capitán de Corbeta D. Federico Monreal Pilón. El resto de oficiales leales a la República y que se encontraban a bordo del crucero,(el Capitán Médico de la Armada D. Francisco Navarro Cordoba, el Comandante Maquinista D. Serafín Mauriz Corgos, el Capitán Maquinista D. Blas Contreras Martínez, el Capitán de Intendencia D. Luis Ciga Olave, y el Segundo Maquinista D. Joaquín Mora Rosende), se negaron a mandar el piquete de ejecución y fueron coaccionados y amenazados de muerte por la dotación, ante tal negativa, el Comité Revolucionario del crucero, ordenó sortear entre los oficiales leales, quien mandaría el piquete, amenazando con fusilar al oficial que se negara a cumplir sus ordenes. Resultó elegido por azar D. Joaquín Mora, negándose a mandarlo y a dar el tiro de gracia al Vicealmirante Mier del Rio, que se encontraba herido, a continuación fusilan por parejas al resto de Jefes y Oficiales rebeldes, siendo el día 7 de agosto de 1936.

El día 23 de noviembre de 1936, se publicó en la Gaceta de la República su depuración, hasta que por acuerdo del Consejo de Ministros de 19 de marzo de 1937, fue repuesto en su empleo con todos los honores y preeminencias por haber acreditado que había permanecido invariablemente fiel al régimen republicano. El día 13 de octubre de 1937, se publica en el Diario Oficial del Ministerio de Defensa su ascenso a Capitán de Maquinas de la Armada. Encontrándose el crucero Miguel de Cervantes en reparaciones en el Arsenal de Cartagena, por el ataque sufrido el día 22 de noviembre de 1936, por parte del submarino italiano Torricelli, en la bocana del Puerto de Cartagena, (donde murieron varios fogoneros y marineros y del que salvo la vida milagrosamente al encontrarse de guardia), fue trasladado primero al destructor Alsedo y posteriormente ascendido y nombrado Comandante del crucero Miguel de Cervantes, puesto en el que permaneció hasta el mes de enero de 1938, siendo responsable de su reparación. 


A continuación el día 1 de julio de 1938, es nombrado Jefe de Maquinas del crucero Méndez Núñez. En el mes de marzo de 1939, es detenido y posteriormente puesto en libertad, con motivo de la sublevación Casadista, por querer una ”Paz honrosa y digna”. Por entender que no había cometido ningún delito de sangre y por creer en la paz que anunciaban los golpistas, se negó a embarcar junto a la Escuadra de la Republica rumbo a Bizerta, el día 5 de marzo de 1939. Fue detenido por los nacionales en abril de 1939, sometido a Consejo de Guerra Sumarísimo (Causa 216/39) junto al resto de oficiales leales a la Republica del crucero Miguel de Cervantes, por el delito de rebelión militar y condenado a muerte. La sentencia se ejecutó el día 10 de noviembre de 1939, a las seis de la mañana en el patio del Arsenal de Cartagena, donde había dirigido como Comandante las reparaciones del Crucero Miguel de Cervantes. Fue recogido por su viuda, y enterrado en el Cementerio de Mula, donde yace junto a ella, esperando su justa reparación.

Fdo.: Rafael Joaquín Páez Mora.
( Nieto de D. Joaquín Mora Rosende.)

PDT: la causa 216/39 ha desaparecido de los archivos.

Nos dice Paez Mora que su abuelo permaneció en Cartagena:

"Por entender que no había cometido ningún delito de sangre y por creer en la paz que anunciaban los golpistas, se negó a embarcar junto a la Escuadra de la República rumbo a Bizerta, el día 5 de marzo de 1939."

Al igual que a Benito Sacaluga, la limpieza de sus conciencias les impulsó a permanecer en Cartagena cuando la Flota partió rumbo al sur del Mediterraneo y a ambos esta decisión les costó la vida. La realidad es que "La paz honrosa y digna" que pretendió Casado nunca estuvo en los planes de Franco, las escasas conversaciones y comunicaciones solo se llevaron a cabo para engañar al coronel Casado. Sin embargo los casadistas transmitían una falsa esperanza a la población y a los ejércitos, así el 18/03/1939 Besteiro se dirige por radio a los españoles en los siguientes términos:
....la necesidad de sofocar el pasado levantamiento comunista y los cuidados conducentes a prevenir la repetición de semejantes contingencias no ha hecho olvidar un momento al Consejo Nacional de Defensa, lo que constituye su misión y la verdadera razón de su existencia. (...) Es además nuestro deseo tener a la opinión debidamente informada del proceso de nuestra actuación para el logro de esa anhelada finalidad. En prueba de ello queremos poner en vuestro conocimiento los términos exactos de la comunicación que el Consejo de Defensa dirige al Gobierno Nacionalista (...) ese comunicado dice así: "Consejo Nacional de Defensa a Gobierno Nacionalista.- Ha llegado el momento de que este Consejo Nacional de Defensa se dedique por completo a su misión fundamental y, en consecuencia, se dirige a ese Gobierno para hacerle presente que estamos dispuestos a llevar a efecto negociaciones que nos aseguren una paz honrosa y que al mismo tiempo puedan evitar estériles efusiones de sangre. Esperamos su decisión"
Solo un día después, el diecinueve de marzo de 1939, doce días antes de la caída de Cartagena, Franco contesta a Casado enviando una nota en la que decía que no estaba dispuesto a que acudieran a Burgos los mandos superiores enemigos para efectuar ningún tipo de negociación y además le recordaba a Casado que "sólo aceptaba la rendición sin condiciones"Esta nota no fue comunicada a la Base de Cartagena, nuevamente fiel al gobierno legítimo desde el siete de marzo, a donde si llegó la alocución radiofónica de Besteiro provocando que los marinos que permanecían en Cartagena siguieran confiando en una rendición negociada. Las conversaciones entre Franco y los casadistas se prolongaron una semana más, una estrategia de Franco para organizar su ofensiva final, una ofensiva final que fue su contestación a las negociaciones de paz, en los cuatro días siguientes caen Madrid, Valencia, Alicante, Murcia y finalmente Cartagena.

Es lógico y normal suponer que si los marinos republicanos que permanecían en la Base de Cartagena hubiesen conocido la nota de Franco en la que se negaban cualquier tipo de condiciones, y aún estando ya la Flota en Bizerta desde el día siete hubiesen intentado por todos los medios salir de Cartagena, sin embargo la ausencia de información, la ocultación de la misma por parte de los casadistas se lo impidió. 

Según Fernando Hernandez:
"En cualquier caso es sobre Casado, y no Negrín, en quien debe caer la responsabilidad histórica de haber inducido la desintegración de la resistencia republicana de forma tal que dejó estancados a millares y millares de combatientes. Cómo se hubiera configurado su evacuación de haberse podido avanzar en los planes negrinistas será siempre especulativo. No cabe duda, sin embargo, de que la realidad fue la más amarga y desastrosa posible y la mejor que Franco jamás hubiera podido desear".
Cuando los marinos de la Base fueron detenidos aún pensaban que gracias a su recto comportamiento sus vidas estaban a salvo, debieron pensar que quizás a lo sumo serían expulsados de la Armada o condenados a cortos periodos de prisión. Lo que no sabían es que se les iba a culpabilizar de un delito de rebelión militar, eso ni se les pasaba por sus cabezas, si algo tenían claro es que lo que habían hecho fue precisamente oponerse a la rebelión.......... y por eso les fusilaron.

El Coronel Casado y sus seguidores, todo el Frente Popular con la única excepción de los comunistas truncaron toda esperanza de victoria republicana, cierto es que eran pocas las posibilidades. Su creencia de que al ofrecer en almoneda la cabeza de Negrín y el poder comunista a Franco, éste podría mostrar condescendencia. En definitiva y en mi modesta opinión lo que llevaron a cabo Casado y sus seguidores fue una traición a la República basada en demonizar a los comunistas, gran objetivo de Franco.

El Ejército del Frente Popular aún contaba con más de 200.000 hombres, aviación, artillería y la Flota prácticamente intacta. Los nazis invadieron Polonia el uno de septiembre de 1939, el 3 de septiembre, el Reino Unido, Australia, y Nueva Zelanda le declararon la guerra a Alemania, seguidos rápidamente por Francia, Sudáfrica y Canadá. Es lógico pensar que si la guerra en España se hubiera prolongado seis meses más los aliados europeos habrían intervenido de forma decisiva contra Franco, no ya para defender a la República Española sino para defender a Europa de la invasión nazi, del fascismo, labor esta que la República Española llevaba haciendo desde 1936.

Según todo lo anterior parece lícito reconocer que el Partido Comunista de España, junto con una pequeña facción de PSOE, se quedaron solos en la defensa de España contra el fascismo. Según se ha podido comprobar posteriormente a través de documentos desclasificados no existía ningún plan o proyecto de Stalin para sovietizar España, tal como afirmaban los seguidores de Casado y especialmente el PSOE a través de Besteiro. Tampoco conviene olvidar que fue Rusia el único país que a nivel estatal prestó de forma continuada ayuda material a la República.

Benito Sacaluga

No hay comentarios:

Publicar un comentario