domingo, 29 de mayo de 2016

JOSÉ OLIVEIRA AVENDAÑO.



José Oliveira Avendaño nace el 18 de septiembre de 1909 junto al mar, en Cangas do Morrazo (Pontevedra), población ubicada en la comarca de El Morrazo, situada en el extremo suroccidental de la península del mismo nombre en la ría de Vigo.

Corría el año 1919 cuando José, con tan solo nueve años, comienza a trabajar como aprendiz de albañil junto a su padre. Deseoso de adquirir nuevos conocimientos con 15 años solicita el ingreso en la Escuela de Aprendices Marineros de la Armada pero no logra pasar el examen físico. Profundamente decepcionado y sin posibilidades de realizar estudios de Bachillerato continua ayudando a su padre al mismo tiempo que acude a la escuela nocturna.

José Oliveira
con la Cruz de Plata al Mérito Naval
Dominado por la ilusión de ingresar en la Armada se pone a la tarea de realizar ejercicios gimnásticos de todo tipo con el fin de superar el examen médico de ingreso en la Escuela de Aprendices. En agosto de 1925 solicita de nuevo el ingreso, supera las pruebas y es admitido. Su primer destino es el Buque Escuela "Nautilus", acaba de cumplir los 16 años. El "Nautilus" navegaba bajo el mando de Pedro Zarandona, a la postre Contraalmirante de la Armada, sustituido como comandante del "Nautilus" por el capitán de corbeta Manuel de Vierna Belando, posteriormente Contraalmirante desde la batalla de Cabo Cherchel (7/9/1937) y jefe de la división de cruceros de la flota sublevada. Vierna fallecería al mando del crucero "Baleares" a causa de su hundimiento por la Flota Republicana durante la Batalla de Cabo de Palos (6/3/1938).

El 30 de abril de 1926 José pasa al Buque Escuela "Galatea". Del "Galatea" embarca en el acorazado "Jaime I". Su primer viaje en el acorazado tiene como destino Portugalete y como misión recoger a Alfonso XII y su séquito, formado por el general Primo de Rivera, el ministro de Marina, y los generales Franco y Berenguer entre otras personalidades. De allí marcha a Ferrol para examinarse de Marinero Especialista, aprobando con el número tres de la promoción y la calificación de "distinguido".


Según la Orden de 30 de diciembre de 1927 (DO nº 5) pasa a disposición del Capitán General del Departamento de Cádiz para embarcar en el Buque Escuela "Juan Sebastian de Elcano", cuya construcción estaba próxima a finalizar. A bordo del "J.S. de Elcano" permanece seis años y da seis veces la vuelta al mundo. A bordo del buque escuela asciende a Cabo de Marinería. El 20 de abril de 1931 la Junta de Recompensas del Ministerio de Marina le concede la Cruz de Plata de la Orden del Mérito Naval por los méritos contraídos a bordo del "Juan Sebastian de Elcano" durante el temporal que sufrió el buque en enero de 1931 tras su salida del puerto de Yokohama. El último,puerto extranjero donde José Oliveira hace escala a bordo del "Elcano" es el de Nueva York. En junio de 1934 ingresa en la Escuela de Marinería de Ferrol para hacer el curso de Cabo de 1ª, graduación que consigue el 15 de enero de 1935 con el nº 2 de su promoción.

El "Artabro" en Valencia (1935)
Foto: vidamaritima.com
De Ferrol pasa a bordo del crucero "Libertad" y luego al Ministerio de Marina en espera de embarcar en el buque de investigaciones cientificas "Artabro", construido por la Unión Naval de Levante y botado en 1935 con la presencia del presidente de la República. La primera misión del "Artabro", comandado por Luis Gonzalez de Ubuieta, era una expedición al Amazonas, misión que queda anulada por la disolución del Patronato de la Expedición Iglesias al Amazonas, según Decreto de 26 de marzo de 1936. El buque es cedido al Ministerio de Marina. Gonzalez de Ubieta recibe ordenes de zarpar con el "Artabro" desde Valencia a Cartagena, puerto al que arriba el 16 de julio de 1936, José Oliveira formaba parte de la tripulación.

En Cartagena se celebra una reunión en Capitanía entre varios jefes y oficiales, le preguntan a Ubieta de que lado está, a lo que contesta: Del lado de la República. Sale Ubieta de Capitanía, dejando claro ante los golpistas allí reunidos que no podían contar con él, al coger su coche para volver a bordo una bala de revolver impacta contra la puerta de su vehículo.

La sublevación del 18 de julio de 1936 estuvo encabezada en Cartagena por el mando de la base de submarinos y algún barco sito en el puerto. Por parte del Gobierno de la República se opusieron algunos oficiales del Cuerpo General, como Miguel Buiza y Luis Gonzalez de Ubieta, oficiales del Cuerpo Subalterno de la Armada, suboficiales del mismo cuerpo, y cabos que pronto se hacen con los destructores que estaban en el puerto y con el Arsenal. Los focos de la rebelión fueron rápidamente sofocados.

Luis  González de Ubieta es llamado al "Artabro" y se le ordena que se haga cargo del destructor "Almirante Antequera" y ponga rumbo a Casablanca. De los oficiales del "Artabro"Antonio Guitián es detenido en Valencia, el teniente de navío Jose de Pedro es detenido en la Escuela de Radiotelegrafistas, y los demás oficiales del Cuerpo General, los alféreces de navío David Gasca y Amaro López-Pablos y el comandante de Intendencia Luis Romano quedan a bordo. Días más tarde el "Artabro" es habilitado como buque hospital y destinado a Málaga, donde Baudilio Sanmartin, su jefe de máquinas, es nombrado jefe de la base naval auxiliar que se crea en la capital andaluza.

La mayoría de los oficiales de los buques de guerra son apresados y confinados en barcos mercantes convertidos en prisión. En Málaga se habilita para este fin el "Marqués de Chavarri" y en Cartagena el "España Tres". En Málaga estaba atracado el buque planero "Tofiño", lugar donde son juzgados varios oficiales, Los juzgados fueron condenados a la pena de muerte y fusilados. Se salvó el comandante del "Xauen" Eduardo Armada, gracias a que el "Xauen" estaba navegando y la tripulación no pudo testificar.

Ocupada Málaga, Oliveira llega a Valencia, de allí viaja a Barcelona, desde donde es destinado al Estado Mayor de la Flotilla de Destructores, en Cartagena. Allí conoce al almirante de la flota rusa en el mar Egeo, Nikolai Kuznestov. Participa en varias acciones de guerra, entre ellas el Combate del Cabo de Palos. Pasado algún tiempo Oliveira es nombrado ayudante personal del Jefe de la Flota, Luis González de Ubieta, siendo habilitado como oficial segundo. Acompaña a Ubieta en todos sus viajes y tiene la ocasión de conocer personalmente a prácticamente todos los jefes civiles y militares de la República. Generales Miaja, Matallana y Rojo, al jefe de la aviación Camacho, a Pedro Prado jefe del Estado Mayor de la Armada, a Játiva subsecretario de Marina, al almirante Valentin Fuentes, así como a todos los comandantes de los buques de guerra republicanos.

Por aquellas fechas y por parte de los Estados Mayores del Ejército y de la Armada comienza a hablarse de una ofensiva por Extremadura y se producen reuniones entre Miaja y Ubieta. En la Flota, bajo un riguroso secreto, se está preparando un desembarco en Motril en el que han de tomar parte las fuerzas de tierra, marina y aviación. En uno de los viajes que Ubieta hace a Valencia, acompañado de Oliveira, para hablar con los mandos del ejercito del Centro, a la entrada de las oficinas del general Matallana se topan con un comandante cuyo hermano era a la vez comandante de un destructor. Les saluda y dirigiéndose a Ubieta le pregunta: ¿Venís por eso del "Plan M"? Ubieta se indignó y le dijo a Oliveira que no valía de nada que en la Flota se hubiese llevado la operación con tanto secreto, que ya lo sabía todo el mundo y que tenía la seguridad de que lo conocía incluso Franco.

Dos días más tarde zarparon de Cartagena dos destructores rumbo a Barcelona, llevando a bordo a Matallana, a Ubieta y a sus ayudantes para entrevistarse con Negrín. Ubieta se alojó en casa de Ángel Rizo y un capitán de corbeta que formaba parte de la misión, de segundo apellido Montero, y Oliveira se hospedaron en el Hotel Ritz. Al día siguiente la policía detuvo al capitán de corbeta. Después de la reunión con Negrín salen en avión para Albacete y desde allí en coche continúan hasta Cartagena.

Continuaron los preparativos de la operación, parecía que iba a hacerse en Almería, donde se reunieron barcos mercantes con tropas y unidades de la Flota, que pasó de nuevo a estar a las órdenes de Miguel Buiza, quedando Ubieta como jefe de la Base Naval de Mahón. Ubieta y Oliveira viajan hasta Mahón en el destructor "Almirante Miranda".

Al hacerse cargo Ubieta del mando de Menorca telefonea al general Miaja para que le envíe una brigada de tropas, Miaja no atendió la petición. El nueve de febrero de 1939 fondeó a la entrada del puerto el crucero británico "Devonshire". El comandante inglés se entrevista con Ubieta informándole que lleva a bordo un representante de Franco, a Luis Sartorius, conde de San Luis, capitán de fragata de la misma promoción que Ubieta. La misión de Sartorius tenía como objeto negociar la rendición de la isla, pues en caso de no rendirse, el gobierno inglés de acuerdo con el francés admitiría el bloqueo de Menorca por la flota sublevada. Ubieta contestó que el no era quien para negociar la rendición de Mahón y que se pusiesen en contacto con el gobierno de la República.

Mientras las conversaciones se llevaban a cabo se produce un levantamiento de tropas en Ciudadela, cuya guarnición se pone en contacto con las tropas de Mallorca por medio del telégrafo. Baudilio Sanmartín, jefe del Arsenal de Mahón, va a bordo del "Devonshire" para informar a Ubieta de la insurrección. Ubieta ordena al coronel Redondo, jefe del Estado Mayor, que proceda a bombardear a las tropas insurrectas desde la batería de Monte Toro. Los mando de la batería se niegan a llevar a cabo el bombardeo. Por la tarde y por dos veces, la aviación ametralla y lanza bombas sobre Mahón, su puerto y el fuerte de La Mola. Las bombas caen muy cerca del "Devonhire" que se apresura a salir del puerto. Numerosas embarcaciones repletas de republicanos intentan llegar al "Devonshire". En la madrugada del día 9 salen de Mahón unos 600 republicanos en el buque inglés. Otros republicanos (77) escapan a bordo del velero "Carmen Picón" rumbo a Argel. El "Devonshire" se hace a la mar a las cinco de la madrugada, rumbo a Marsella. En alta mar un contratorpedero inglés acoge a bordo al conde de San Luis y lo lleva a Palma de Mallorca.

Barcarés.
Vista parcial del campo de concentración Chauvin número 23.
Imagen: todoslosrostros.blogspot.com
Los refugiados republicanos desembarcan en Marsella. Por medio de ferrocarril  son trasladados a un buque mercante que los lleva hasta Port-Vendres. El largo camino de exilio no hacia más que comenzar. Desde Port Vendres inician camino a pie custodiados por la guardia francesa. Llegan a Argelès sur Mer. Desde allí Oliveira es trasladado junto con otros grupos de españoles al campo de Barcares, donde permanecieron hasta el inicio de la guerra europea, momento en que son trasladados al campo de Saint-Cyprien.

En noviembre de 1939 Oliveira se alista en la Compañía de Trabajadores nº 117, siendo destinada esta a la frontera con Bélgica para trabajar en la construcción de fortificaciones formadas por casamatas y fosas antitanques. Desde allí viajan hasta Dunkerque, en la región de Norte-Paso de Calais, a 10 km de la frontera con Bélgica.

Tropas británicas abandonando Dunkerque
El grupo de Oliveira en Dunkerque estaba formado por los maquinistas Ginés Jorquera y Julio Lizcano, los radiotelegrafistas Ramos Calzada y Fernando Pérez y el electricista Piñeiro Pérez. En Dunkerque está en marcha la "Operación Dinamo", consistente en la evacuación de las tropas aliadas en territorio francés después de ser vencida Francia por el ejército alemán. Nada más llegar comienzan a estudiar las posibilidades de unirse a la evacuación de tropas y civiles que se estaba llevando a cabo.

Solo Fernando Pérez consigue marcharse vestido con el uniforme de un soldado inglés. La evacuación se hacía por este orden: ingleses, franceses, belgas y personal civil. Dada la enorme cantidad de militares que allí había concentrados (más de 340.000 combatientes) Oliveira y los suyos pensaban que los alemanes llegarían antes de que todos fuesen evacuados. Los combates aéreos comenzaron a intensificarse. Los Stukas (Junkers Ju 87) hundían buques de guerra y mercantes. Así las cosas el grupo de Oliveira decide tomar un bote de los muchos que estaban abandonados en la playa, hacen acopio de los pocos víveres que pueden encontrar y a remo se alejan de la playa para adentrarse en el mar del Norte rumbo a Dover. A su llegada a Ramsgate fueron acogidos en un asilo con la promesa de ser trasladados a Londres. Sin embargo, una semana después de su llegada, la Compañía de Trabajadores Españoles recibe la visita del agregado militar de la embajada francesa y se les comunica que serían trasladados de nuevo a Francia.

Son embarcados en Cherburgo rumbo a Nantes, al puerto de Saint-Nazaire, para realizar trabajos portuarios. Pocos días después Nantes es declarada "ciudad abierta" y comienza su evacuación. Oliveira consigue embarcarse en un destructor inglés, el "HMS Punjabi", llegado para recoger heridos y trasladarlos a Plymouth. Una vez en Inglaterra es conducido de nuevo a la cárcel. Unos días después los trabajadores españoles son llevados a Bristol para embarcar con destino Casablanca. El convoy estaba formado por varios buques que transportaban a Marruecos a las fuerzas de la Legión Extranjera. Una vez en Casablanca son internados en la cárcel de la ciudad, "La Caserne". De allí son trasladados para trabajar en las obras de construcción del ferrocarril Transahariano (1), en el trecho que va desde Bou-Aria a Colomb-Bechar, en pleno desierto, con temperaturas de 43 grados centígrados a la sombra y 70 al sol, unas condiciones de vida durísimas que se presumían imposibles de resistir por mucho tiempo.

Ante esta situación Oliveira se plantea la posibilidad de arriesgarse y regresar a España. Suponía que como mucho le esperaba un corto periodo en las cárceles franquistas. Se inscribe en el consulado de Uxda y solicita le sea expedido un pasaporte para regresar a España. El ocho de septiembre de 1940 pasa la frontera por el rio Muluya. La Guardia Civil le toma declaración y después de comprobar que no está en la lista de reclamados es trasladado a Melilla en autobús, de allí a Ceuta, donde es conducido al Depósito de Concentración de García Aldave, a la espera de la resolución de su Expediente de Clasificación.  Pasado un tiempo es conducido debidamente custodiado a la Jefatura del Estado Mayor. Allí se le recaba información sobre Bou-Aria.

Desde García Aldave se pidieron los informes de Oliveira a la Guardia Civil, al concello y a Falange, luego fueron remitidos a Murcia a causa de su destino en Cartagena durante la guerra, a la Junta de Clasificación. En diciembre le llega su clasificación declarándome "indiferente". Fue pasaportado a Cangas do Morrazo con obligación de presentarme a la Guardia Civil. Las autoridades de Marina le obligaron a presentarme cada semana en la ayundantía de Marina y le prohibieron salir del pueblo. Finalmente su asunto fue sobreseído sin prejuicio de ulteriores responsabilidades. Oliveira quedaba en libertad.

"Cabo Cervera"
Consiguió embarcar en la Marina Mercante, el primer buque fue el "Cabo Cervera" de la compañía Ybarra. Poco después consigue el título de Patrón de pesca de altura. Deja el "Cervera" y ya como patrón lleva a Huelva un pesquero de la compañía Santo Domingo e Hijos. En Huelva embarca en el "Carmen Figueroa". Permanece en Huelva hasta 1945, hasta que embarca en el pesquero "Bernardo Alfageme". Navega en diferentes barcos de la empresa MAR: "Mar Groenlandia" "Mar Terranova" y "Massó 19". Estuvo en la empresa MAR hasta el año 1961, de la que se separa para llevar el mando de un pesquero del que era socio, puesto que deja para seguir el curso de capitán de pesca.

Su primer destino como capitán de pesca fue en el bou "Picón", del que sale para ocupar una plaza de Profesor- Instructor de Pesca en la Escuela Náutico Pesquera de Vigo durante el curso 1966-1967. Pasa a ser contratado como Primer oficial en el congelador "Yeyo" hasta 1971, faenando en aguas de África del Sur y descargando en Vigo y Coruña. Del "Yeyo" regresa al Instituto Politécnico Nacional Marítimo - Pesquero del Atlántico (Antigua Escuela Náutico Pesquera de Vigo), como profesor titular interino en diferentes materias. Al mismo tiempo participa como alumno en la Universidad Laboral de Coruña, en el I Curso Superior de Especialización Pesquera (Tecnología de Túnidos).  Por aquellos tiempos se estaba construyendo en Gijón el buque oceanográfico "Cornide de Saavedra", José Oliveira es destinado al "Cornide" como capitán de pesca en dos viajes expedicionarios.

En 1975 Oliveira interviene en la fundación de ASCAPAL (Asociación de  Patrones y Capitanes de Pesca de Altura), posteriormente AETIMPE y finalmente AETINAPE (Asociación Española de Titulados Naúitico - Pesqueros). En ese mismo año se afilia al PSG (Partido Socialista Gallego), un año más tarde el partido se escinde, unos miembros pasan al PSOE, otros lo hacen al BNG, Oliveira se da de baja.

En 1976, junto con otros dos compañeros, funda ANEXPA (Asociación Nacional de Ex-Personal de la Armada). En 1980 se jubila mientras ejerce de profesor en el Instituto Politécnico Nacional Marítimo-Pesquero de Vigo.


D. José Oliveira Avendaño
(1991)*
Oliveira, ya jubilado, emprende las gestiones necesarias encaminadas al reconocimiento del grado que como miembro de la Armada le correspondiese al amparo de la Ley 6/78 de 6 de marzo. El seis de abril de 1995 el Ministerio de Defensa le concede el empleo de Capitán de Corbeta, reconociéndole además cuatro trienios de clase de marinería, tres de suboficial y siete de oficial.

El Capitán de Corbeta José Oliveira Avendaño fallece a los 92 años en su casa de Cangas (19-12-2001). De acuerdo con sus instrucciones fue incinerado. Un día de finales de diciembre de 2001, con el mar en calma, el viento justo para navegar, y a la altura de Faro Borneira, acompañado de canciones y versos marineros, sus cenizas son entregadas a ese mar que José nunca dejó del todo.


Benito Sacaluga




Fuente: Memorias dun mariño republicano. José Oliveira Avendaño. Ediciones Morgante. 2010. ISBN: 978-84-937816-8-2

1.- En 1940, tras la invasión de Francia por Hitler, las autoridades colaboracionistas francesas movilizaron a 2000 refugiados republicanos españoles en su colonia argelina para construir, en régimen de esclavitud, el ferrocarril Transahariano, un proyecto quimérico de las autoridades colaboracionistas francesas que pretendía unir las colonias subsaharianas con el Mediterráneo atravesando el Sahara de Norte a Sur. (rebelion.org)

* Imagen facilitada por Nieves y María José Oliveira



© Todo el contenido puede ser utilizado haciendo mención a este Blog.





Seguimiento del blog por paises


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada